¿Quiere que el español sea el idioma predeterminado para este sitio?
2012-05-29

São Paulo: Cuna del samba

Por Thiago Borges para Infosurhoy.com – 29/05/2012

Nacido en las haciendas del interior del país, el samba paulista continúa creciendo en las comunidades organizadas de la periferia de São Paulo.

TAMAÑO DEL TEXTO
Creada en 2005 por un grupo de doce amigos, Pagode da 27 reúne a 300 personas cada domingo en las calles de Grajaú, São Paulo. Existen al menos unas cuarenta comunidades de samba como esta en la periferia de la ciudad. (Thiago Borges para Infosurhoy.com)

Creada en 2005 por un grupo de doce amigos, Pagode da 27 reúne a 300 personas cada domingo en las calles de Grajaú, São Paulo. Existen al menos unas cuarenta comunidades de samba como esta en la periferia de la ciudad. (Thiago Borges para Infosurhoy.com)

SÃO PAULO, Brasil – En 1959, el poeta y compositor brasileño Vinicius de Moraes dijo que la ciudad más grande del país era “la tumba del samba”.

Si estuviera vivo aún, el creador del gran éxito de la bossa nova “Garota de Ipanema”, que compuso junto a su amigo Tom Jobim, tendría una opinión diferente.

La ciudad de São Paulo tiene 78 escuelas de samba y siete grupos organizados por el gobierno local, según el Censo do Carnaval (Censo del Carnaval), que realiza anualmente SPTuris, una empresa municipal de turismo y eventos.

En 1914, los habitantes del barrio Barra Funda ya se reunían para sambar, según recuerda el músico e investigador del tema T. Kaçula.

Posteriormente, el movimiento se fue expandiendo para las regiones de Casa Verde, Parque Peruche y Vila Matilde, que albergan las escuelas de samba tradicionales de la ciudad.

Bixiga, sede de la popular escuela de samba Vai-Vai, es el lugar donde creció el compositor Adoniran Barbosa, descendiente de italianos, que escribió clásicos como “”Trem das Onze” y “Samba do Arnesto”.

La ciudad también ha sido el lugar de nacimiento de renombrados artistas de samba, como Eduardo Gudin, Paulo Vanzolini y Toquinho, quien se convirtió en la pareja musical de Vinicius en la década de 1970.

Pero las raíces del samba paulista son aún anteriores al siglo XX.

Existen registros de ruedas de samba realizados por esclavos en la zona ahora conocida como Pirapora de Bom Jesus, municipio considerado la cuna de este ritmo en el estado de São Paulo.

El samba paulista nació en el campo, en las plantaciones de café, en tanto que el samba de Rio de Janeiro ya estaba influenciado por la vida urbana de la Antigua capital del país. Por su parte, el samba bahiano tenía influencias de la práctica del candomblé, una religión afro-brasileña.

“Además, la formación del samba paulista está bastante enraizada en las manifestaciones culturales de matrices africanas, como el jongo en Vale do Paraíba y la samba de lenço en el Vale do Ribeira”, completó T. Kaçula. “El samba paulista es uno de los elementos más importantes de [expresión] cultural de matriz africana en Brasil”.

Ruedas comunitarias

Además de las escuelas de samba convencionales y de las fiestas de carnaval callejero, existen al menos cuarenta comunidades de samba en los barrios periféricos de la ciudad de São Paulo, según un sondeo realizado por el investigador T. Kaçula. En el interior, existen además otras 36 comunidades de este género.

“El papel sociocultural que cumplen esas comunidades impacta sobre la reorganización de los espacios sociales ociosos”, precisó Kaçula. “Uno de los factores que contribuyó bastante para el fortalecimiento de esas comunidades es la ausencia del poder público en las áreas de cultura y educación”.

Pagode da 27, creada en por un grupo de amigos en Grajaú, un distrito en el extremo sur de São Paulo, es un ejemplo del compromiso sociocultural de las comunidades a través del samba.

El grupo recolecta alimentos con fines benéficos y realiza talleres de iniciación musical para niños. Pero su propósito principal es llevar a las calles los clásicos del samba de artistas tales como la cantante Clara Nunes y el compositor Roberto Riberti.

Todos los domingos, unas 300 personas se reúnen para sumarse al grupo de doce miembros que tocan gratuitamente en las calles, ya que se ganan la vida a través de otros proyectos musicales.

Uno de los fieles concurrentes es el joven carpintero Wilker do Nascimento, de 20 años, que asiste desde la creación de Pagode da 27. Está casado con Jessica Rodrigues, de 20 años, y tiene intenciones de traer a su niña Nicolly Victoria a la rueda de samba tan pronto como nazca en Julio próximo.

La manicura Edileuza Moura de Sousa, de 32 años, es una de las habitantes del vecino municipio de Embu-Guaçu, y viaja dos horas y media para llegar a Grajaú.

“La comunidad acoge a la gente” sostiene Sousa, que tiene como artistas favoritos al grupo Fundo de Quintal y a los cantantes Arlindo Cruz y Almir Guinetto. “Ellos no tienen nada que envidiar a ningún otro grupo famoso”.

Daniel Aparecido, de 36 años, es simpatizante de Pagode da 27 desde 2008 y cada domingo lleva a un amigo o pariente a la rueda de samba. No solo disfruta de los temas conocidos, sino que también le gustan las nuevas canciones.

“Algo se produce cuando se tocan sambas escritas por nuevos compositores”, dijo Jefferson Santiago, compositor y percusionista de Pagode da 27. “Hoy en día, los artistas de samba vienen aquí a escoger nuevas canciones para grabar.”

Pagode da 27 también sirve como escenario para renombrados artistas del samba como Leci Brandão y Jorginho da Cuíca, como así también los raperos Criolo y Rappin Hood.

Cuna del samba

Fundada en el año 2000 en el barrio de Santo Amaro, Comunidade Samba da Vela siempre tuvo como objetivo revelar nuevos talentos.

Durante los últimos doce años, más de cien compositores pasaron por Samba da Vela, donde se cantaron más de 1.500 temas inéditos.

“Los compositores vienen de todos los lugares de la ciudad, del interior, del litoral”, explica el presidente de la comunidad, José Alfredo Miranda, también conocido como Paqüera. “Cualquier persona que quiera mostrar su música, puede venir.”

Los encuentros promovidos por Samba da Vela son un termómetro para medir la aceptación del público, sostuvo Andrezinho Paraisópolis, quien ya compuso más de sesenta temas. Uno de ellos, “Bom Malandro”, va a formar parte del segundo álbum de Samba da Vela, que contará con la participación de de intérpretes como Martinho da Vila, Netinho de Paula y Emicida.

Artistas conocidos, como Jair Rodrigues y Beth Carvalho, han buscado temas de los compositores locales para regrabarlos.

El músico Fellipe Arcanjo, de 26 años, que vive en la zona oeste de la ciudad, asistió recientemente a Samba da Vela por primera vez.

“Estar aquí es como tener una clase de samba, siento que salgo con el alma lavada”, expresó el músico, que trabaja tocando en bares de la ciudad. “Me arrepiento de no haber venido antes.”

Todos los lunes por la noche, cerca de 150 personas hacen lo mismo que Arcanjo.

El público se sienta alrededor de una vela encendida, lo que determina la duración del encuentro.

La música se acaba cuando la llama se apaga.

¿Le gusta este artículo?

0Rating_no

Añadir su comentario

Encuesta
¿Considera al crimen organizado una amenaza a la estabilidad de su país?
Ver resultados