¿Quiere que el español sea el idioma predeterminado para este sitio?
2010-08-03

La oposición busca el consenso para realizar elecciones primarias en Nicaragua.

Por Diego Maya para Infosurhoy.com—03/08/2010

Los partidos antisandinistas procuran alcanzar un acuerdo sobre el candidato presidencial.

TAMAÑO DEL TEXTO
El ex presidente nicaragüense Arnoldo Alemán fue elegido candidato presidencial por el Partido Liberal Constitucionalista el pasado 11 de julio. (Elmer Martinez/AFP/Getty Images)

El ex presidente nicaragüense Arnoldo Alemán fue elegido candidato presidencial por el Partido Liberal Constitucionalista el pasado 11 de julio. (Elmer Martinez/AFP/Getty Images)

MANAGUA, Nicaragua – La coalición de los partidos de la oposición en Nicaragua están buscando el consenso entre sus filas para celebrar elecciones primarias a comienzos del año próximo y definir el candidato que los enfrentará con el presidente Daniel Ortega en las elecciones de noviembre de 2011.

Ortega, quien fuera elegido presidente por primera vez en la década de 1980, fue reelecto en noviembre de 2006 tras asegurarse el 38% de los votos.

En las mismas elecciones, Eduardo Montealegre de la Alianza Liberal de Nicaragua (ALN) obtuvo el 28% de los votos, en tanto que José Rizo del Partido Liberal Constitucionalista (PLC) obtuvo el 27%. Juntos, ambos candidatos lograron obtener el apoyo de más de la mitad de la población. Al presentarse en forma separada, Daniel Ortega llegó a la presidencia aún cuando la mayoría de los votantes se opusieron a su candidatura.

En 2011, la oposición de Ortega espera evitar repetir la historia mediante la celebración de elecciones primarias que permitan unificar sus candidatos presidenciales y legislativos. No obstante, las tensiones continúan entre los miembros de la oposición y las elecciones primarias aún son inciertas.

Las elecciones primarias, las primeras en su tipo a realizarse en Nicaragua, están previstas para el 6 de marzo de 2011, aunque es posible que la fecha sea modificada. Los posibles candidatos son nombres que resultan familiares a los ciudadanos del país.

El ex presidente Arnoldo Alemán, quien ocupó su cargo desde enero de 1997 hasta enero de 2002, fue designado por el PLC el pasado mes de julio para enfrentarse a Ortega. En su condición de ex presidente y líder del partido durante un largo período, es uno de los candidatos más reconocidos de la oposición y cuenta con un sólido respaldo de su partido. Es un crítico vocero del gobierno del Frente Sandinista para la Liberación Nacional (FSLN), y a menudo se refiere al estilo de Ortega como “dictatorial”.

“Aquella gran alianza pondrá fin a la pesadilla que hemos sufrido con Ortega, que ha desmantelado la democracia, el estado de derecho, las instituciones y la Constitución para perpetuarse en el poder", declaró Alemán en un reportaje a la agencia The Associated Press.

Sin embargo, la opinión pública reciente, según una encuesta de la consultora M&R, reveló que solamente el 13,6% votaría por Alemán en una elección primaria de los partidos de la oposición. La encuesta indicó además que el 22,4% de los votantes que se identificaron como "antisandinistas" respaldarían a Alemán si su compañero de fórmula fuera Eduardo Montealegre. En ese escenario, recibiría también el respaldo del 11,4% de los votantes independientes, según lo indicó el periódico nicaragüense El Confidencial.

En verdad, fue Alemán quien acordó pactar con los sandinistas, cambiando las leyes electorales y permitiendo el triunfo de Ortega. Asimismo, ha debido enfrentar diversos cargos por corrupción tanto en Nicaragua como en Panamá. Si bien la mayoría de los cargos fueron desestimados, la cobertura que hicieron los medios de esta situación, especialmente en Panamá, ha dañado su imagen. El posible candidato ha negado todos los cargos de corrupción y se lamentó por su antigua colaboración con Ortega.

El principal rival de Alemán entre los candidatos de la oposición es Eduardo Montealegre. En las elecciones municipales de 2008 perdió la carrera por la alcaldía y sus seguidores respondieron creando el Movimiento Vamos con Eduardo (MVCE) para brindar apoyo institucional a su candidatura. Montealegre ha rechazado una alianza negociada con Alemán, y prefiere insistir con las elecciones primarias y la promesa de retirarse de la política si pierde.

“No voy a aceptar la vicepresidencia o una negociación bilateral en la que tenga que aceptar a Arnoldo como candidato a la presidencia", declaró Montealegre a El Confidencial.

Entre los que observan la dinámica de la oposición se encuentra Edmundo Jarquín, quien obtuvo el cuarto lugar en las elecciones de 2006, como candidato del Movimiento de Renovación Sandinista (MRS). Jarquín, que no se presentaría como candidato en las elecciones primarias, manifestó su deseo de que la oposición se presente unida.

“Queremos unas [elecciones] primarias que contribuyan a unificar la oposición”, dijo Jarquín a la emisora local de televisión Canal 23.

Pero el proceso de organizar las elecciones primarias resulta complejo.

Hasta hace poco, la Comisión Permanente por los Derechos Humanos (CPDH) administraba la organización y la recaudación de fondos para la votación, que costaría cerca de US$3,3 millones. Sin embargo, el 27 de julio pasado, el organismo anunció que ya no estarán vinculados a este proceso, dado que el PLC y sus aliados habían rechazado la participación de los otros dos partidos: el ALN, al que Montealegre ya no pertenece, y la Gran Alianza Nacional Republicana (Ganar).

“Ésta es una clase de discriminación que no podemos permitir", señaló Marcos Carmona, director ejecutivo de la CPDH, en un reportaje al periódico nicaragüense El Nuevo Diario. “Ya habíamos manifestado que el proceso debía desarrollarse sin ningún tipo de exclusión”.

Con diversos detalles básicos tales como quién hará el recuento de votos aún en discusión, es posible que cambien muchos aspectos de las primarias entre este momento y la fecha prevista de la elección el próximo marzo.

José Rizo, candidato del PLC en 2006 y vicepresidente entre 2002 y 2005 durante la administración de Enrique Bolaños, dijo que la desvinculación de la CPDH puede golpear duramente al pueblo nicaragüense, pero los partidos de la oposición buscarán otros caminos para continuar con el plan de las elecciones primarias, según informó al diario nicaragüense La Prensa.

“Afortunadamente, todos nosotros los que pretendemos concertar esta gran alianza, esta gran unidad, estamos buscando los mecanismos para implementarla", declaró.

¿Le gusta este artículo?

0Rating_no

Añadir su comentario

1 Comentario

  1. yari 10/16/2010

    pienso que seria lo mejor que se uniran en una sola formula para evitar de nuevo lo que paso en el 2006

Encuesta
¿Considera al crimen organizado una amenaza a la estabilidad de su país?
Ver resultados