¿Quiere que el español sea el idioma predeterminado para este sitio?
2010-09-27

Las elecciones en Brasil tendrán una menor cantidad de votantes jóvenes

Por Débora Bressan Mühlbeier para Infosurhoy.com—27/09/2010

Cantidad de votantes de 16 y 17 años será la menor desde 1998.

TAMAÑO DEL TEXTO
Es posible que los brasileños elijan a la primera mujer presidente de su  país, Dilma Roussef, en las elecciones del 3 de octubre (Evaristo  Sa/AFP/Getty Images)

Es posible que los brasileños elijan a la primera mujer presidente de su país, Dilma Roussef, en las elecciones del 3 de octubre (Evaristo Sa/AFP/Getty Images)

CURITIBA, Brasil – Se espera que solo 2,39 millones de brasileños jóvenes de 16 y 17 años concurran a las urnas el 3 de octubre para elegir al próximo presidente del país, así como a los nuevos gobernadores, diputados y senadores.

La cantidad de nuevos votantes en esas edades ha disminuido un 7% en comparación con las elecciones de 2006, y es la cifra más baja que corresponde a este segmento de la población desde 1998, según el Tribunal Supremo Electoral de Brasil (TSE).

Para esta franja de edad, el voto ha sido opcional desde 1989, cuando se celebró la primera elección democrática luego de la salida del gobierno militar que había dirigido al país desde 1964.

El período de regreso a la democracia, que comenzó en 1989, inspiró a la politóloga Luciana Veiga a interesarse en la política.

“Me uní voluntariamente a un partido político", dice Veiga. "Llegué y me encontré con profesores y colegas, personas que ya conocía y que me dieron la bienvenida".

Veiga dice que en los años ochenta la política estaba dirigida a generaciones más jóvenes, ya que se enseñaba en las escuelas y era tema de obras musicales y teatrales.

“Los jóvenes por naturaleza se rebelan (ante los hechos políticos negativos), pero el espacio para que expresen su indignación ya no es el mismo", dice Veiga. "No está en las universidades, ni en las plazas públicas, ni siquiera en los partidos políticos".

El politólogo Fabrício Tomio dice que la falta de interés ha aumentado con los años.

"Aquí el voto es obligatorio", dice. “Si no lo fuera, casi la tercera parte de la población no concurriría a las urnas”.

Veiga afirma que la falta de interés de los brasileños jóvenes en la elección del 3 de octubre también se debe a que las propuestas de los candidatos son muy similares y la vez muy pobres.

“Ya no hay lugar para [puntos de vista] alternativos o diferentes”, dice Veiga. “La población se ha acostumbrado a decir: ‘Así son las cosas”. Es lógico que muchos jóvenes terminen optando por no votar”.

La participación popular en la política se vincula al contexto

La participación del pueblo en la política se vincula directamente a los eventos actuales, dice Tomio.En países como Bolivia y Venezuela, votar es sagrado.

Ambos países enfrentan problemas politicos, económicos y sociales, lo que hace que el voto adquiera un valor aún mayor, afirma Tomio.

Grecia, por ejemplo, se encuentra atravesando una grave crisis financiera, lo que ha resultado en que 100.000 personas, incluyendo a muchos jóvenes, hayan tomado las calles para expresar su descontento.

Hace décadas que Brasil no experimenta una participación masiva de la población en los asuntos políticos del país, tal como la que ocurrió entre 1983 y 1985 con el denominado movimiento Diretas Já (Elecciones Directas Ahora), que proponía que el presidente fuera elegido por voto directo.

Otro momento destacado del activismo político fue la Passeata dos Cem Mil (Marcha de los Cien Mil), durante la cual estudiantes salieron a las calles de Río de Janeiro en 1968 para protestar contra la dictadura militar.

“Cuando se da en el marco de situaciones más emblemáticas, tales como la lucha contra una dictadura, la participación popular en elecciones y procesos políticos se hace más visible", dice Tomio. "Pero aún quedan personas jóvenes que están involucradas y participan en la política".

Una de ellas es Glória Goetten, una estudiante que se inscribió para votar tan pronto como cumplió 16 años.

“Esto se trata de nuestro país. Cuanto antes comprenda eso, mayores serán los beneficios", dice Goetten.

Henrique Neves, de 17 años, tampoco quiere perderse la oportunidad de votar.

“Algunos de mis amigos también han decidido votar como yo", dice Neves.

Tomio dice que votar debería ser opcional.

“Una persona que no está interesada en la política no debería votar", afirma. "Brasil impone severas sanciones a quienes no participan en el proceso. No debería ser así. Votar es un derecho, no una obligación".

Veiga no está de acuerdo. Dice que votar debería continuar siendo obligatorio.

“Cuando votar es opcional, las clases con menor nivel educativo tienden a no votar debido a que el acceso a la información tiene un costo", explica. “De esa forma, un importante segmento de la población quedaría excluido del sistema electoral".

¿Le gusta este artículo?

0

Añadir su comentario

Encuesta
¿Considera al crimen organizado una amenaza a la estabilidad de su país?
Ver resultados