¿Quiere que el español sea el idioma predeterminado para este sitio?
2010-10-08

Brasil combate el analfabetismo en las zonas rurales

Por Cristine Pires para Infosurhoy.com—08/10/2010

Los programas educativos estimulan a los granjeros a permanecer en el campo.

TAMAÑO DEL TEXTO
El programa federal Projovem Campo mejoró en 2009 la educación de 22.000 jóvenes de entre 18 y 29 años que viven en zonas rurales. Se calcula que 63.000 más podrían beneficiarse con este programa a fines del 2010. (Cristine Pires para Infosurhoy.com)

El programa federal Projovem Campo mejoró en 2009 la educación de 22.000 jóvenes de entre 18 y 29 años que viven en zonas rurales. Se calcula que 63.000 más podrían beneficiarse con este programa a fines del 2010. (Cristine Pires para Infosurhoy.com)

PORTO ALEGRE, Brasil – Jair Peretto, un agricultor de 53 años, no puede ocultar su orgullo cuando habla del cambio drástico que sufrió su vida gracias a la escuela.

Pero no está hablando de su niñez.

Se refiere al momento cuando él y su esposa de 44 años, Erleides, volvieron a la escuela hace cuatro años.

Su objetivo era simple: obtener el título de la escuela primaria.

Pero lo que ganaron es mucho más.

“Nos habíamos olvidado de muchas cosas", cuenta Peretto. “Fue muy importante para nosotros terminar la escuela primaria y llevar a la práctica las cosas que aprendimos”.

Peretto y Erleides se entusiasmaron tanto con el mejoramiento de su educación que se inscribieron en cursos especializados en tareas rurales, en el marco del Programa Alfa, iniciativa del Servicio Nacional de Aprendizaje Rural (SENAR-RS) del estado de Rio Grande do Sul.

Los conocimientos adquiridos les han permitido organizar, con mayor eficacia, su granja de 12 hectáreas en la ciudad de Vista Alegre, en Rio Grande do Sul.

Solían tener solamente una vaca, que proveía la leche exclusivamente para su consumo.

Ahora tienen 23, además de 12 vaquillonas y nueve novillos.

Su educación les posibilitó también la asociación con una compañía local para disponer de un corral para 250 cerdos.

“Ahora hacemos todo según los requisitos genéticos, desde la crianza hasta el cuidado de las necesidades nutricionales de los animales”, sostiene Jair Peretto.

El compromiso de la pareja con la educación ha servido de modelo inspirador para sus hijos.

Una de sus hijas es graduada universitaria, la otra también está estudiando en un centro de educación terciaria y su hijo, que terminará la escuela secundaria este año, aspira inscribirse en un curso técnico agrícola que dictan en una ciudad vecina.

“Me ayudan en la granja”, afirma Jair Peretto.

Iniciativas para que la juventud permanezca en las zonas rurales a través de la educación

El principal objetivo de los programas privados y federales dedicados a la educación rural es lograr que las historias de éxitos como la de los Peretto sean más frecuentes.

Los programas, además, intentan mantener a los granjeros en sus tierras, y no fomenta que emigren a zonas urbanas.

Los Peretto eran casi funcionalmente analfabetos, término aplicado a las personas de 15 años o más que recibieron menos de cuatro años de educación escolar. El porcentaje de brasileños con este perfil cayó del 24,4% en el 2004 al 20,3% el año pasado, según la Encuesta Nacional de Hogares (PNAD 2009).

La PNAD 2009 reunió datos de 399.387 personas en 153.837 hogares de toda la nación.

El índice de analfabetismo de quienes tienen 15 años o más ha caido. El porcentaje, que fue del 11,5% en el 2004, cayó al 9,7% en el 2009.

Sin embargo, 14,1 millones de brasileños de más de 15 años aún no pueden leer ni escribir.

La Confederación Nacional de Granjeros (CONTAG) calcula que de los 8 millones de agricultores de 16 a 32 años, tres millones son analfabetos y son personas que residen en zonas rurales. La CONTAG sostiene que estos números demuestran que no hay suficientes escuelas en esas zonas.

“Cuando deben elegir entre estudiar y trabajar, los agricultores escogen mantener a sus familias”, afirma Maria Elenice Anastácio, responsable de la división de trabajadores rurales jóvenes de la CONTAG.

El Programa espera llegar a los 63.000 adultos jóvenes en el 2010

El programa federal Projovem Campo mejoró la educación de las personas de entre 18 y 29 años que viven en zonas rurales. Su objetivo es asegurarse de que terminen la escuela primaria.

El programa ayudó a más de 22.000 personas en el 2009 y se espera que ayude a otros 63.000 para fines de este año, según la Secretaría Nacional para la Juventud.

Pero para la CONTAG, es preciso hacer más.

“Necesitamos más escuelas rurales y necesitamos erradicar el sistema escolar de grados mixtos”, afirmó Anastácio, quien agregó que es contraproducente mezclar alumnos de distintos grados en la misma aula. “Quienes están asistiendo a primer grado tienen diferentes necesidades que quienes están en cuarto grado”.

La CONTAG también aboga por agregar cultura local en el programa curricular y contratar docentes locales.

También quiere asegurarse de que las escuelas de las comunidades rurales permanezcan abiertas de manera que los alumnos no tengan que seguir los pasos de Fábio Lassi de Menezes.

Menezes, de 25 años, es el presidente de la federación de agricultores en el estado norteño de Rondônia, pero su ascenso laboral no fue fácil.

A principios de los años noventa, asistió a la escuela durante apenas unos años porque la más cercana a la granja de su familia, en el interior del estado de Rondônia, terminó cerrando.

La CONTAG sostiene que esto es algo frecuente, ya que 20.000 escuelas rurales cerraron en los últimos ocho años.

Pero Menezes terminó la escuela primaria y el primer ciclo de la secundaria en su adolescencia, cuando se trasladó a la ciudad de Ministro Andreazza, también en Rondônia.

Ahora está estudiando para obtener su título en pedagogía y se especializará en educación en zonas rurales.

“Mucha gente joven carece del acceso a la educación o terminan sus estudios sin una buena formación solamente para recibir un certificado”, cuenta Menezes. “Esto tiene que cambiar”.

Además, Menezes subrayó que una solución para alentar a los jóvenes a estudiar es facilitarles el acceso a las escuelas rurales e incluir cursos relacionados con las labores del campo.

La creación del Programa Alfa en 1998

El SENAR-RS creó el Programa Alfa en 1998 para combatir el analfabetismo en las zonas rurales de Rio Grande do Sul.

La institución, financiada por agricultores, integra la Federación Agrícola de Rio Grande do Sul (FARSUL) y la Confederación Nacional de Agricultura y Ganadería (CNA).

Los cursos del Programa Alfa, que son gratuitos, están dirigidos a jóvenes y adultos que han recibido poca o ningún tipo de educación.

Desde su creación, ha brindado 210 horas de clases de lectoescritura a aproximadamente 16.000 granjeros, ya que por año se inscriben más de 1.200 en las 80 clases del programa.

Los municipios con el peor sistema educativo y el índice más alto de deserción resultaron elegidos para ofrecer el programa.

Los sindicatos de trabajadores rurales de cada región ayudan al SENAR-RS a pagar a los docentes y costear la alimentación de los alumnos, además de ofrecer un sistema de transporte para éstos.

Las clases del Programa Alfa también amplían los conocimientos de temas prácticos relacionados con la vida cotidiana de los alumnos, como aprovechar todas las partes de frutas y verduras en diferentes recetas de cocina.

Los agricultores también reciben orientación sobre cómo mejorar la producción láctea, efectuar inseminación artificial y garantizar los estándares de calidad para mejorar la producción agrícola.

El Programa Alfa no sólo contribuye a aumentar los ingresos de las familias, sino que alienta a los hijos de los agricultores a quedarse en las granjas para encargarse de los negocios familiares.

“Este programa aumenta el aprecio de los granjeros por su cultura y los acerca a un mundo nuevo, desde poder leer una receta hasta tomar el ómnibus correcto", declara Carlos Alberto Schütz, director del Senar-RS.

¿Le gusta este artículo?

2

Añadir su comentario

1 Comentario

  1. Elisabete Raugust de Miranda 10/10/2010

    Excelente reportaje, ojalá sean creados programas iguales a éste en todas las áreas, tenemos que combatir el analfabetismo, así seremos un país "grande". Besos

Encuesta
¿Considera al crimen organizado una amenaza a la estabilidad de su país?
Ver resultados