¿Quiere que el español sea el idioma predeterminado para este sitio?
2010-11-29

Las UPP de Brasil ganan la lucha contra narcotraficantes

Por Nelza Oliveira para Infosurhoy.com – 29/11/2010

La presencia policial en favelas reduce el narcotráfico, los homicidios y las balas perdidas.

TAMAÑO DEL TEXTO
Un policía saluda la bandera brasileña en lo alto del cerro Alemão después de ingresar en la favela de Rio de Janeiro el 28 de noviembre. (Sergio Moraes/Reuters)

Un policía saluda la bandera brasileña en lo alto del cerro Alemão después de ingresar en la favela de Rio de Janeiro el 28 de noviembre. (Sergio Moraes/Reuters)

RIO DE JANEIRO, Brasil – El Cnel. Ubiratan Ângelo, excomandante general de la policía militar de Rio, sostuvo que no es una coincidencia que esté disminuyendo el número de balas perdidas que zumban en Rio de Janeiro.

“Con la creación de las llamadas Unidades de la Policía Pacificadora [UPP], la policía ha iniciado operaciones más articuladas, guiadas con inteligencia", afirma Ângelo, que dirigió la unidad desde 2007 hasta 2008. "Además de reducir la cantidad de operaciones, [las UPP] también han disminuido la posibilidad de enfrentamientos y balas perdidas.”

En 2007 se denunciaron 279 casos de balas perdidas en todo el estado de Rio de Janeiro. En 2009 hubo 193 casos -una disminución del 30,82%- según el Instituto de Seguridad Pública (ISP), que ha evaluado los incidentes desde 2007.

En el primer semestre de este año se registraron 84 casos, en comparación con 103 en el mismo período el año pasado, lo que representa una disminución del 18,44%.

Las UPP están ocupando en forma permanente numerosas favelas de Rio con las fuerzas públicas de seguridad. La primera comunidad en recibir el programa fue Dona Marta en diciembre de 2008.

Ahora 12 UPP operan en todo el estado.

La próxima UPP se establecerá este año en Morro dos Macacos, donde los narcotraficantes derribaron un helicóptero de la policía militar durante un enfrentamiento en el que murieron dos agentes en octubre del año pasado. El incidente apareció en las primeras planas internacionales.

La reducción de las muertes causadas por balas perdidas es consecuencia de la disminución general del índice de homicidios en Rio de Janeiro, declara el sociólogo Gláucio Soares, investigador del Instituto de Estudios Sociales y Políticos de la Universidad del Estado de Rio de Janeiro (UERJ).

"El índice de homicidios en todo el estado ha caído de manera significativa en los últimos cuatro años", dice Soares. "Esto seguramente tiene que ver con la política actual de seguridad pública que contempla la instalación de las UPP. Sin duda, la reducción de los conflictos entre pandillas, delincuentes y la policía ha contribuido a reducir las cifras de balas perdidas."

El número de crímenes cayó de 7.122 en 2006 a 5.793 en 2009, una reducción del 18,66%.

En 2008 se denunciaron 5.717 en el estado de Rio, la cifra más baja desde 1991. En el primer semestre de 2010, hubo 2.552, esto es 20,20% menos que en el mismo período de 2009, cuando se registraron 3.198 casos.

La disminución es el resultado de la nueva estrategia de seguridad pública

Pero la Secretaría de Seguridad Pública de Rio de Janeiro declara que varias medidas de seguridad pública tomadas por la administración del gobernador Sérgio Cabral, que asumió su cargo en 2007, han contribuido a disminuir los homicidios y los casos de balas perdidas.

"Las UPP han decomisado de manos de los delincuentes armas de guerra cuyo alcance es de dos kilómetros", declaró la secretaría en un comunicado. "Se ha creado una división de homicidios y un programa de objetivos para la policía.”

Este programa de objetivos supone que cada Región Integrada de Seguridad Pública (RISP) buscará obtener un índice determinado en reducción de delitos como asesinatos, robos de vehículos y asaltos callejeros (transeúntes, autobuses y teléfonos celulares). Las cifras se analizan cada seis meses.

El estado se divide en siete RISP: Capital (áreas del sur, centro y norte), Capital (oeste), la denominada Baixada, la ciudad de Niterói y la región del lago, Sur, Norte y la región montañosa.

Los agentes de la policía civil y militar de las RISP que cumplen con los objetivos reciben recompensas de R$500 (US$290). Los agentes que registran los mejores resultados de la región reciben un bono de R$1.500 (US$872).

Los salarios de la policía militar dependen de su rango, pero el mínimo es R$1.200 (US$697) por mes, según el departamento de prensa de la policía militar.

La recién creada división de homicidios cuenta con 200 agentes especializados que trabajan ocho horas al día, a diferencia del sistema anterior de turnos, en el que los agentes trabajaban turnos largos seguidos de períodos largos de licencia, con lo que dejaban de ocuparse de sus casos. Pero los agentes trabajan ahora en turnos diarios, lo que les permite trabajar en sus casos sin largas interrupciones, informa la secretaría.

Pero la nueva estrategia de seguridad de Rio de Janeiro no fue suficiente para salvar la vida de Fabiana Fernandes Ferreira este año.

La nutricionista de 31 años recibió una bala perdida en la cabeza dentro de la cocina de su departamento en el barrio de Santa Teresa.

El único hijo de Fabiana, de 11 años, ha recibido terapia psicológica desde que encontró muerta a su madre.

El edificio donde vivía Fabiana ha pertenecido a su familia por generaciones y lo comparten sus tres hermanos, cada uno de lo cuales vive en un piso diferente. Está ubicado en un área rodeada de favelas sin UPP, sostiene el hermano de Fabiana, Flávio Fernandes Ferreira.

"En ese lugar los enfrentamientos son constantes porque cada ladera pertenece a una organización narcotraficante rival", afirma Ferreira, de 38 años. "Disparan al azar. El 60% de los departamentos del edificio contiguo al nuestro están vacíos."

La guerra al narcotráfico

La creciente pérdida de terreno por parte de los narcotraficantes debido a la presencia de las UPP los ha llevado a iniciar una ola de violencia dirigida al estado.

El 21 de noviembre, seis hombres armados abrieron fuego a dos autos en la denominada Linha Vermelha, una de las autopistas más transitadas de la ciudad de Rio, lo que desencadenó un ataque en el cual se prendió fuego a alrededor de 100 vehículos hasta el 28 de noviembre.

La Secretaria de Seguridad Pública detuvo la violencia.

Con el respaldo de seis vehículos blindados prestados por la Marina, las fuerzas de seguridad invadieron la favela Vila Cruzeiro, en donde se habían congregado los narcotraficantes.

La policía tomó control de Vila Cruzeiro el 25 de noviembre

El mismo día, las cámaras de la red televisiva Rede Globo mostraron que docenas de delincuentes sospechosos corrían desde Vila Cruzeiro hacia Cruzeiro do Alemão, un grupo vecino de favelas conocido como la "franja de Gaza de Rio”.

Los sospechosos de narcotráfico arrestados, que presuntamente ordenaron la serie de ataques desde el interior de la prisión, fueron transferidos a penitenciarías federales de otros estados.

Entre el 22 y el 26 de noviembre, 82 fueron arrestados, 124 fueron detenidos y al menos 36 murieron en las operaciones de las fuerzas de seguridad contra el narcotráfico en Rio, según fuentes de la policía militar.

La cruzada del gobierno estatal contra el narcotráfico cuenta con un nuevo aliado, declara Soares.

"La población está cansada y ahora colabora con la policía", sostiene. "Ha aumentado el número de personas que informan [sobre delincuentes y sospechosos] y, por este motivo, también ha aumentado el número de delincuentes arrestados.”

En Vila Cruzeiro, los residentes dieron la bienvenida a las fuerzas de seguridad agitando banderas blancas y pidiendo la paz.

El ejército y la fuerza aérea brasileños, así como la policía federal, se unieron a las fuerzas de Rio en un esfuerzo por ganar el control del Complexo do Alemão el 28 de noviembre. Los 2.600 policías y soldados, que cayeron en la zona al amanecer, declararon que se había restaurado el orden en dos horas, con escasa lucha en el barrio de 150.000 habitantes.

Cabral informó el 29 de noviembre que el Complexo do Alemão y Vila Cruzeiro contarán con su propia UPP en menos de siete meses, según el sitio web G1.

El Comité Olímpico Brasileño (COB) y la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) emitieron comunicados oficiales el 25 de noviembre, en los cuales prometen apoyar a los agentes de seguridad estacionados en la ciudad, que será sede de la Copa Mundial 2014 y las Olimpíadas 2016.

Los resultados logrados en Rio de Janeiro con el modelo de UPP han inspirado al gobierno federal a planear un programa similar en todo el país.

Según el periódico Folha de São Paulo, la presidenta electa Dilma Rousseff declaró que es su intención crear 2.883 unidades en toda la nación.

¿Le gusta este artículo?

0

Añadir su comentario

1 Comentario

  1. Valdemar 07/23/2013

    Hay un programa, pero quién sabe cuándo será realizado. Es absurdo que un policía ponga su vida en riesgo por R$1200,000. Si no logra detener a nadie, se queda con ese mísero salario: ¡tiene que ser en un país mísero como éste! La mejor forma es mobilizarse, y quitarles todos los privilegios de estos gobernantes corruptos y cómplices de los traficantes de este país. ¡¡¡¡¡¡Sin más palabras!!!!! ¡¡¡¡Me da asco!!!!!

Encuesta
¿Considera al crimen organizado una amenaza a la estabilidad de su país?
Ver resultados