¿Quiere que el español sea el idioma predeterminado para este sitio?
2010-12-23

Militares y jóvenes civiles paraguayos trabajan juntos en iniciativa solidaria

Por Marta Escurra para Infosurhoy.com – 23/12/2010

La campaña Corazones Abiertos hace la diferencia desde 1982.

TAMAÑO DEL TEXTO
El suboficial de Transporte Carlos Alcides Campuzano trabaja con los alumnos del colegio Cristo Rey en el barrio Republicano. (Marta Escurra para Infosurhoy.com)

El suboficial de Transporte Carlos Alcides Campuzano trabaja con los alumnos del colegio Cristo Rey en el barrio Republicano. (Marta Escurra para Infosurhoy.com)

ASUNCIÓN, Paraguay – Alrededor de 15.000 paraguayos se beneficiarán con una iniciativa solidaria que une a civiles y militares, quienes durante tres semanas recolectan, reparan y ponen a la venta objetos de segunda mano.

Corazones Abiertos es el nombre de la campaña que se realiza de manera ininterrumpida desde hace 28 años en Paraguay. En ella participan anualmente aproximadamente 700 jóvenes ayudados por seis miembros de la unidad de Transporte de las Fuerzas Armadas de Paraguay.

Los voluntarios se encuentran trabajando desde el 13 de diciembre en tareas de recolección de objetos de segunda mano, que serán reparados y posteriormente puestos a la venta en el colegio San Clemente María, en Asunción, entre los días 28 y 30 de diciembre.

La campaña Corazones Abiertos es impulsada por la organización no gubernamental del mismo nombre, que se constituyó como institución en 1997, contó Micaela Fariña, estudiante de 16 años y encargada de comunicación y prensa de la campaña.

Cuando en 1982 se produjo la inundación más grande del Río Paraguay y unas 200 familias de la rivera asuncena quedaron sin casas, la Congregación de los Hermanos Maristas convocó a jóvenes solidarios para recolectar materiales que luego se utilizaron en la construcción del Barrio Mano Abierta, erigido en la ciudad de Capiatá, a unos 17 kilómetros al sureste de la capital.

Esa fue la primera vez que un grupo de unos 50 jóvenes salió a las calles a pedir ayuda a la ciudadanía. Entre ellos se encontraba Jorge Díaz, el director de la ONG.

“De esa época hasta hoy, hemos crecido bastante, hemos abierto nuestra propia oficina y trabajamos durante todo el año en proyectos de desarrollo”, explicó Díaz.

La primera etapa de la campaña consiste en el recorrido de 11 barrios de Asunción por equipos de aproximadamente 10 voluntarios que se encargan del relevamiento de personas que están dispuestas a donar algo. Estos barrios son Santa Ana, San Vicente, Republicano, Pinosa, General Caballero, Silvio Pettirossi, Villa Morra, Sajonia, San Cristóbal, Ykua Satí y Barrio Herrera.

En la segunda etapa, equipos conformados por grupos de 50 jóvenes sale a recorrer cuadra por cuadra cada barrio y recolecta objetos de segunda mano como cocinas, colchones, placares, planchas, prendas de vestir, ventiladores, microondas, sillas, mesas y juguetes.

Después, los camiones de las Fuerzas Armadas llegan a recoger los objetos y los trasladan al Colegio San Clemente María.

“Siempre es importante que nos acompañen los señores militares porque así tenemos una garantía”, señaló Ximena Barni, de 14 años y coordinadora de la sección transporte de objetos.

Barni, una alumna de noveno grado del Colegio Monseñor Lasagna, trabaja con su grupo de 12 voluntarios y el suboficial de Transporte Carlos Alcides Campuzano, de 39 años de edad, y militar desde hace 17. Como él, otros cinco suboficiales de Transporte, uno por camión, trabajan en distintos puntos de la ciudad.

“Reordenemos estos ventiladores para que haya más espacio en el camión… suban con cuidado para no lastimarse”, les dijo Campuzano a los jóvenes voluntarios.

En la tercera etapa, entre el 22 y 27 de diciembre, se lleva a cabo la clasificación y reparación de los objetos.

“Desde hace once años me dedico a arreglar los televisores que traen acá”, contó Juan Carlos Rojas Enciso, de 48 años de edad y técnico en reparación de electrodomésticos. “Lo que más me entusiasma es trabajar con los jóvenes. Vine aquí porque hice una promesa a mi mamá Francisca Enciso, ya fallecida, de que ayudaría siempre a los más necesitados”.

Díaz agregó que la venta de los objetos se hace a bajo costo para que las personas de recursos limitados puedan acceder a comprarlos.

Por ejemplo, una cama más un colchón en el mercado local cuesta alrededor de US$150 y en el colegio puede encontrarse una opción similar por solo US$15. Un ventilador nuevo que sale aproximadamente US$210 puede conseguirse por precios que oscilan entre los US$10 y US$50.

Además, los fondos recaudados serán posteriormente destinados a programas de desarrollo social patrocinados por la ONG. Este año se prevé implementar un proyecto de recuperación y conservación de nacientes de agua dulce en el departamento de la Cordillera, al este de Asunción.

Para la realización de todos estos proyectos, cuentan desde hace diez años con la colaboración de las Fuerzas Armadas.

“Nuestro objetivo es apoyar eventos solidarios impulsados por la sociedad civil, siempre y cuando no implique proselitismo político”, sostuvo el coronel Luis González, titular de la Dirección de Comunicación Social de las Fuerzas Armadas (DICOSO).

González resaltó que la campaña Corazones Abiertos no es la única en la que los militares trabajan en conjunto con los civiles.

“Estamos apoyando la iniciativa ‘A todo pulmón’, de reforestación a nivel país, y nos estamos preparando para el operativo Ñepohano (que significa curar en idioma guaraní) en el mes de enero de 2011”, sostuvo.

Esta iniciativa consiste en brindar a la población servicios gratuitos de atención médica y dental, vacunas y distribución de medicamentos, añadió González.

Mientras tanto, los jóvenes estudiantes trabajan intensamente para poder llenar los camiones, que realizan un promedio de tres viajes por día.

“Es increíble la energía que tienen estos chicos, es emocionante trabajar con ellos y ver cómo tienen ganas de ayudar a la gente”, expresó el suboficial principal de Transporte Félix Rolón, de 49 años.

Aproximadamente 15.000 personas suelen acercarse al punto de venta que se fija cada año para comprar los artículos recolectados y se benefician directamente de los precios bajos, explicó Daniel Parra, director de Finanzas y Proyectos de Corazones Abiertos.

El año pasado la campaña recaudó en total $191.650.000 guaraníes (US$41,754), agregó.

“Estamos todos muy emocionados”, manifestó Pamela Aquino, voluntaria de 15 años y estudiante del Colegio Monseñor Lasagna. “Juntos podemos lograr muchas cosas”.

¿Le gusta este artículo?

1

Añadir su comentario

1 Comentario

  1. Jorge Acuña 12/23/2010

    Que importante es destacar el trabajo de la juventud, siempre se les estigmatiza, que nada les interesa y que solo viven de vanalidades, aqui se lee que jovenes, muy jovenes por lo demás, se preocupan de entregar su granito de arena para hacer un mundo mas solidario. Gracias Marta por dedicarle este reportaje a ellos, que sino estos jovenes pasan desapercibidos, no para los beneficiados con su proceder, sino para la gran cantidad de ciudadanos ajenos a esta propuesta de la juventud, siendo además sus mayores criticos muchas veces, sin embargo con tu aporte mas jovenes pueden integrarse a esta y otras campañas.

Encuesta
¿Considera al crimen organizado una amenaza a la estabilidad de su país?
Ver resultados