¿Quiere que el español sea el idioma predeterminado para este sitio?
2011-06-01

Tras un año, el Huracán Agatha aún estremece a los guatemaltecos

Por Raúl Barreno Castillo para Infosurhoy.com—01/06/2011

Los recursos siguen sin llegar a los necesitados, según autoridades.

TAMAÑO DEL TEXTO
Rosalba Ordóñez está a la espera de su nueva casa que será construida en Chicovix por una ONG dedicada a ayudar a los desplazados por el huracán Agatha el año pasado. “Yo ni siquiera quiero recordar el nombre ‘Agatha’, ese nombre no es bueno”, dijo. (Raúl Barreno para Infosurhoy.com)

Rosalba Ordóñez está a la espera de su nueva casa que será construida en Chicovix por una ONG dedicada a ayudar a los desplazados por el huracán Agatha el año pasado. “Yo ni siquiera quiero recordar el nombre ‘Agatha’, ese nombre no es bueno”, dijo. (Raúl Barreno para Infosurhoy.com)

CHICOVIX, Guatemala – Juan Abdías García recuerda claramente el día, hace un año, en que su familia y su pueblo fueron casi arrasados.

“Yo nunca había visto algo así”, dijo el hombre de 32 años y padre de tres hijos. “Fue como un inmenso río que subía por la carretera, destruyendo todo lo que tocaba, incluyendo nuestra casa”.

“Lo único que pudimos hacer fue correr”, dijo García.

“Cada uno de nosotros, por su cuenta, corriendo y tratando de salvar la vida”, dijo Yolanda Tizol, esposa de García.

García, Tizol y sus hijos se encuentran entre los miles todavía a la espera de la ayuda del gobierno, un año después de que el huracán Agatha destrozara su pueblo en el departamento de Quetzaltenángo, a 220 kilómetros al oeste de Ciudad de Guatemala, la capital del país.

El pueblo, que también había sufrido grandes inundaciones y destrozos por el huracán Stan en 2005, fue tan severamente golpeado por Agatha, que la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres de Guatemala (CONRED) lo declaró inhabitable luego de que lo alcanzara el huracán en la costa guatemalteca del Pacífico el 20 de mayo de 2010.

En total, Agatha causó 160 muertes en Guatemala, 18 en Honduras y 12 en El Salvador, según estadísticas recogidas por el Centro de Huracanes de la Agencia Atmosférica y Oceanográfica de EE. UU. (NOAA, por sus siglas en inglés).

La mencionada agencia calcula que Agatha causó daños por cerca de USD 1.100 millones en los tres países, incluyendo USD 982 millones en Guatemala.

Las fuertes lluvias causadas por Agatha produjeron avalanchas de lodo que contribuyeron a la destrucción de 38.389 casas en todo el país, según CONRED. Agatha causó estragos cuando el país con unos 14 millones de habitantes ya se encontraba en alerta por la erupción del volcán Pacaya.

Agatha destrozó 22 carreteras interurbanas y otras 161 más en áreas rurales. También dañó 161 puentes, a la vez que destruyó otros 46.

“Hasta la fecha, el gobierno guatemalteco ha podido repara 9,6% de los daños”, dijo Karin Slowing, Secretaria de Planificación de la presidencia de Guatemala, según el diario guatemalteco Prensa Libre.

Los habitantes han tenido que arreglárselas por su cuenta después del huracán, señaló Luis García, residente de Chicovix de 30 años de edad.

“Mucha gente nos ofreció ayuda, pero en verdad nadie nos ha ayudado en absoluto”, dijo. “Tuvimos que organizarnos nosotros mismos para resolver nuestros problemas. Todos nosotros contribuimos para levantar un acueducto para drenar el agua y salvar [las pocas cosas] que nos quedaban”.

Las autoridades locales informaron que el gobierno no suministró los recursos para ayudar a los desplazados.

“Nosotros hemos tratado de ayudar, pero los recursos de que disponemos son escasos”, dijo Julio Xicai, alcalde del municipio de Zunil, donde está localizado Chicovix. “Las necesidades de nuestro municipio son enormes y el gobierno central no nos ha proporcionado los fondos necesarios para enfrentar los problemas”.

Marco Aníbal Herrera, gobernador del departamento de Quetzaltenángo, dijo que los fondos asignados para ayudar a las víctimas se encuentran paralizados en el Congreso.

“Reconozco que no hemos hecho nada [por los afectados]”, dijo Herrera. “[Sin embargo], seguimos trabajando con esfuerzo para contribuir en lo que podamos”.

Algunas ONGs de socorro internacionales han dado un paso al frente para ayudar en todo el país. Hábitat para la Humanidad, junto con Caritas, una organización de socorro financiada por la Iglesia Católica, ha ayudado a construir viviendas para los afectados por el desastre natural.

Caritas ha construido un complejo nuevo de 12 viviendas en Chicovix como parte de un programa de ayuda que proporciona residencias de un dormitorio y un baño a los que sean dueños de terreno. Antes del 10 de junio se espera terminar estas viviendas que, con un costo individual de $ 50 mil quetzales (USD 6.417) están por debajo del valor del mercado.

“Ha sido una bendición que Caritas nos haya tenido en cuenta”, dijo Rosalba Ordóñez, una mujer de 39 años cuya casa fue destruida por Agatha.

Ordóñez, al igual que la familia García-Tizol, participa en el programa de viviendas de Caritas.

“[Caritas ha sido] la única organización que vino a ayudarnos y ahora contamos con un techo”, afirmó.

Sin embargo, Ordóñez nunca olvidará la imagen de cuando las montañas circundantes se desmoronaron para formar las avalanchas que destruyeron su pueblo.

“Hace un año tuve que escapar de la furia de la naturaleza”, dijo Ordónez, madre de tres hijos y miembro del grupo indígena Quiché. “Yo ni siquiera quiero recordar el nombre ‘Agatha’, ese nombre no es bueno. Fue muy duro presenciar lo que nos pasó”.

¿Le gusta este artículo?

0Rating_no

Añadir su comentario

Encuesta
¿Considera al crimen organizado una amenaza a la estabilidad de su país?
Ver resultados