¿Quiere que el español sea el idioma predeterminado para este sitio?
2011-10-19

Guatemala y El Salvador azotadas por fuertes lluvias

Por Raúl Barreno Castillo y Alfredo Hernández para Infosurhoy.com — 19/10/2011

Estos países centroamericanos, los más afectados por el temporal sin precedentes, intentan ayudar a los damnificados.

TAMAÑO DEL TEXTO
Ana Guzmán, de 65 años, y su familia quedaron atrapados por el agua, el lodo y las piedras que descendieron de las zonas más elevadas de Quetzaltenango, Guatemala. Tuvieron que esperar más de cuatro horas para que bajara el nivel de las aguas y poder ser rescatados por bomberos voluntarios. (Raúl Barreno Castillo/Reuters)

Ana Guzmán, de 65 años, y su familia quedaron atrapados por el agua, el lodo y las piedras que descendieron de las zonas más elevadas de Quetzaltenango, Guatemala. Tuvieron que esperar más de cuatro horas para que bajara el nivel de las aguas y poder ser rescatados por bomberos voluntarios. (Raúl Barreno Castillo/Reuters)

SAN SALVADOR, El Salvador — La Asamblea Legislativa de El Salvador aprobó el 17 de octubre una declaratoria de “estado de calamidad pública y desastres” a escala nacional por las persistentes lluvias que azotan todo el territorio nacional desde el 11 de octubre, que ya han causado la muerte de 32 personas.

Las lluvias torrenciales castigaron a la mayor parte de Centroamérica, causando muertos, deslaves, inundaciones y daños a la propiedad.

El “estado de calamidad” permite al gobierno mover partidas presupuestarias para atender la emergencia, además de dar potestad al Ejecutivo para suspender algunas garantías constitucionales como aquellas en contra del servicio militar obligatorio y el desalojo forzado. Además autoriza al Estado a realizar contrataciones directas sin necesidad de licitaciones.

“La magnitud del drama que vivimos registra 32 muertes, tres personas desaparecidas y más de 32 mil evacuados, la gran mayoría de los cuales se encuentran alojados en los 267 albergues habilitados”, dijo el presidente de El Salvador, Mauricio Funes.“Para atenderlos se han distribuido más de 200 toneladas de alimentos que se traducen en 24 mil raciones familiares suficientes para cubrir las tres comidas diarias durante 5 días”.

Durante la sesión extraordinaria desarrollada el pasado 17 de octubre, los diputados decretaron duelo nacional y ofrecieron un minuto de silencio por todas las personas fallecidas a causa de las lluvias y en especial por Cecilia Esmeralda Méndez Erazo, de 12 años, alumna del Centro Escolar Cantón La Reforma, de Ciudad Arce, en el departamento de La Libertad, quien había sido nombrada diputada por un día el pasado 13 de octubre.

La Asamblea Legislativa también acordó suspender por 20 días los términos y plazos en los procesos administrativos del gobierno y las municipalidades “volviendo al estado en que se encontraban al término del 11 de octubre”; así como suspender los procedimientos judiciales en todos los tribunales del país al estado en que se encontraban el 12 de octubre anterior “para no causar perjuicio a la administración de justicia por la situación de emergencia climatológica”, detalla el decreto legislativo.

Cifras oficiales de la Dirección General de Protección Civil, ente encargado de coordinar las emergencias, dan cuenta que por lo menos 24 personas han resultado lesionadas principalmente por derrumbes de lodo y piedras. Además se detalla que existen 150 mil afectados y 18.445 viviendas anegadas en 80 comunidades por el desborde de ríos o deslaves; además existen 28 comunidades que no cuentan con energía eléctrica desde hace varios días.

“Quiero señalar que contamos con la total colaboración de empresas privadas, organizaciones no gubernamentales y de la sociedad en su conjunto que se ha movilizado de manera solidaria para colaborar en la emergencia", expresó el presidente. "Aún así, al existir comunidades que han quedado aisladas y a las que se hace muy difícil el acceso, vuelvo a solicitar la ayuda de todos y todas porque aún hay familias y personas que necesitan alimentos y abrigos”.

Citando cifras del ministerio de Medio Ambiente, el presidente Funes dijo que en solo una semana ha caído más agua que lo que normalmente cae en dos meses.

“Se trata de un récord histórico”, añadió. "En algunos puntos del país han caído más de 1.200 milímetros, tres veces más de lo que llueve normalmente en un mes de invierno. Este fenómeno es mayor que el huracán Mitch y las tormentas Ida y Agatha, aunque no lo es en pérdidas humanas”.

El mandatario agradeció además la ayuda internacional que no se ha hecho esperar. Los gobiernos de Estados Unidos, Taiwán, España, Japón, Guatemala y Venezuela han comenzado a enviar ayuda en dinero, víveres y material humanitario.

Estados Unidos donó $50 mil a ser utilizados por Protección Civil para continuar con las labores de emergencia y comprar insumos para los damnificados; además de material plástico para albergues temporales, 2.800 kits de higiene y 166 juegos de palas, picos y azadones.

Por su parte la Agencia Española de Cooperación Internacional anunció que ese país enviará a El Salvador 20 toneladas en concepto de ayuda humanitaria. La Asamblea Legislativa aprobó en la sesión extraordinaria una exención de impuestos para el ingreso de donaciones destinadas a atender a las personas damnificadas por las lluvias.

Suspensión de clases

El ministro de Educación, Salvador Sánchez Cerén, alargó un día más la suspensión temporal de clases en centros públicos y privados, aunque reiteró que se mantiene el día 23 de noviembre como la fecha para finalizar el año escolar.

El ministro confirmó que en todo el país hay 265 centros escolares dañados por las lluvias.

En tanto el ministerio de Obras Públicas (MOP) informó que debido a los derrumbes y daños en la infraestructura, por lo menos 22 carreteras permanecen cerradas; lo que incluye el paso fronterizo con Guatemala por La Hachadura, en donde se reportan daños en el puente Arce.

El corte del tránsito por este paso ha provocado una caída del 30% en el comercio entre ambas naciones, según datos de la dirección de Aduanas de El Salvador.

En Guatemala, la lluvia trae desesperanza

Cuando el gobierno no ha terminado aún de reparar los daños provocados por el huracán Agatha hace poco menos de un año, las actuales lluvias han dejado más heridas abiertas.

El gobierno de Álvaro Colom ha invertido $10,5 millones de quetzales (US$ 1,3 millones) en atender la actual emergencia, según una declaración oficial.

Pero las constantes lluvias continúan sembrando muerte y destrucción, sobretodo en el interior del país de 14 millones de habitantes.

“Las lluvias constantes producidas por este fenómeno climático han llevado muerte y destrucción a varias comunidades del país, en especial aquellas que están asentandas en barrancos, montañas y zonas bajas”, puntualizó el alcalde en funciones de Quetzaltenango, la segunda ciudad de Guatemala, Carlos Prado.

El agua en algunas zonas de la ciudad alcanzó un metro de altura amenazando a más de diez mil personas en Quetzaltenango y la cercana ciudad de Totonicapán.

Para Ana Guzmán, de 65 años del barrio El Calvario de Quetzaltenango, las inundaciones han sido un drama de cada año.

Pero últimamente su poder destructivo ha aumentado.

"Esto se debe al crecimiento urbanístico desordenado de la ciudad y que los drenajes no han recibido ningún mantenimiento”, dijo Guzmán. “La gente en las partes altas ha cortado árboles y los drenajes ya son viejos y han colapsado”.

Junto a su familia, Guzmán quedó atrapada en las riadas de agua, lodo y piedras que descendieron de las partes altas de Quetzaltenango. Angustiados, esperaron por más de cuatro horas para que el nivel del agua descendiera y pudieran ser rescatados por bomberos voluntarios.

Se registraron 34 muertos, hubo 154 mil afectados y 8.140 viviendas resultaron dañadas por las lluvias en Guatemala, según se informó oficialmente. Se contabilizan $46 millones de quetzales (US$ 4,5 millones) en pérdidas económicas, de los cuales $30,6 millones de quetzales (US$ 3,9 millones) son en agricultura.

Además, la situación amenaza a unas 15 mil personas y 12.738 se encuentran albergados en refugios en toda Guatemala.

"La alerta epidemiológica continúa, porque luego de que las lluvias paren y se limpien las aguas negras, es necesario monitorear la situación", dijo el epidemiólogo del Área de Salud de Quetzaltenango, Juan Carlos Moir.

- Raúl Barreno Castillo reportó desde Quetzaltenango, Guatemala.

¿Le gusta este artículo?

1Rating_no

Añadir su comentario

Encuesta
¿Considera al crimen organizado una amenaza a la estabilidad de su país?
Ver resultados