¿Quiere que el español sea el idioma predeterminado para este sitio?
2012-03-23

Ecuador combate el lavado de dinero

Por Ángela Meléndez para Infosurhoy.com—23/03/2012

Gobierno refuerza aplicación del marco legal contra este crimen, mientras que la Bolsa de Valores de Quito y la Corporación Andina de Fomento se unen para crear manual contra actividades financieras ilícitas.

TAMAÑO DEL TEXTO
Gustavo Iturralde, director de la Unidad de Análisis Financiero de Ecuador: “El objetivo es lograr que los ciudadanos entiendan que es mejor conseguir las cosas con trabajo, a pulso, que de forma ilícita". (Cortesía de la UAF)

Gustavo Iturralde, director de la Unidad de Análisis Financiero de Ecuador: “El objetivo es lograr que los ciudadanos entiendan que es mejor conseguir las cosas con trabajo, a pulso, que de forma ilícita". (Cortesía de la UAF)

QUITO, Ecuador – La Unidad de Análisis Financiero (UAF), una agencia del gobierno ecuatoriano a cargo de hacer cumplir las leyes contra el lavado de dinero, ha hecho obligatorio que las instituciones financieras de ese país reporten transacciones inusuales e injustificadas por encima de los US$ 10.000.

Este tipo de transacciones son aquellas realizadas por individuos o negocios que no mueven regularmente altas cantidades o que no tienen la documentación necesaria para justificar el origen y destino de los fondos, entre otras características, de acuerdo al director de la UAF Gustavo Iturralde.

En 2011, 47 de los 397 movimientos financieros sospechosos reportados fueron enviados a la Fiscalía General del Estado para ser judicializados, dijo Iturralde.

De los 47 reportes que se enviaron a la fiscalía, la mayoría se detectó por encubrimiento tras estructuras comerciales (25), por mal uso de productos bancarios (13), explotación de temas jurisdiccionales (4), mal uso de negocios ilegítimos (1), uso de identidades falsas, documentos y testaferros (1), relación con delincuentes (1), vínculos con bienes de origen ilícito (1) y exportaciones de bienes sobrevalorados (1).

"En lo que va de 2012 se han registrado dos casos por encubrimiento tras estructuras comerciales y uno por relación con delincuentes," dijo Iturralde.

El alto volumen de casos reportados corresponde con el incremento del número de instituciones que están requeridas de reportar transacciones sospechosas, agregó Iturralde.

El año pasado, las autoridades agregaron 526 nuevas instituciones al padrón, lo que elevó el número de entidades, entre ellas bancos, cooperativas y casas de valores, que deben reportar este tipo de transacciones a 748.

Miembros de la comunidad financiera ecuatoriana apoyan el incremento de la fiscalización.

"El anonimato de los participantes y la velocidad con la que pueden desarrollarse las transacciones en el mercado público de valores por medios electrónicos pueden ser factores que dificulten la reconstrucción de operaciones y que faciliten la impunidad de sus comitentes”, dijo Patricio Peña, presidente del directorio de la Bolsa de Valores de Quito.

Ecuador fue uno de los últimos países de América Latina en aprobar una ley contra el lavado de dinero, creando una en 2005 que entró en vigencia en 2007.

Sin embargo, el monto del dinero lavado en el país equivalió a US$ 3 mil millones, lo que representa el 4% del producto interno bruto (PIB) del país en 2011.

“El hecho de ser un país dolarizado nos convierte en un blanco más fácil para lavar dinero", dijo Iturralde.

Pero Iturralde dijo que acabar con el lavado de dinero va más allá de hacer cumplir las leyes.

"El objetivo es lograr que los ciudadanos entiendan que es mejor conseguir las cosas con trabajo, a pulso, que de forma ilícita", agregó.

Controles más fuertes

El 16 de febrero, el Grupo de Acción Financiera (FATF), un organismo internacional cuyo propósito es el desarrollo y la promoción de políticas nacionales e internacionales para combatir el lavado de dinero, el financiamiento del terrorismo y la proliferación de armas de destrucción masiva, dijo que Ecuador tenía “deficiencias estratégicas” en lo que respecta a lavado de dinero.

Ecuador debe tener castigos más severos para aquellos acusados de financiar organizaciones terroristas y ser más asertivo en el congelamiento de bienes de aquellos conectados con el lavado de dinero, de acuerdo a la FATF.

Sin embargo, la FATF reconoció que la nación andina ha mostrado "voluntad para frenar este flagelo".

El sistema financiero del país también está buscando maneras de hacer más efectivos sus estándares y procedimientos para evitar el lavado de dinero.

La Bolsa de Valores de Quito (BVQ) y el banco de desarrollo regional Corporación Andina de Fomento (CAF) presentaron el 30 de enero un manual para casas de valores y entidades financieras para el desarrollo de controles internos contra el lavado de dinero.

El manual, titulado Análisis de la normativa para la prevención de lavado de activos, busca mejorar la operación de los mercados financieros locales mejorando su seguridad, dijo Hermann Krützfeldt, representante de la CAF en Ecuador.

“El proceso de globalización e integración de los mercados obliga a sus participantes a una modernización y autorregulación permanente", dijo Krützfeldt.

Mónica Villagómez, directora ejecutiva de la BVQ, dijo que el manual "no pretende ser un documento único y estático de aplicación obligatoria, sino que servirá para establecer una línea de base legal y de prácticas".

El manual define al lavado de dinero como "el encubrimiento de activos financieros para que puedan ser usados sin que se detecte la actividad ilegal que los produce y transformar los ingresos en fondos aparentemente legales".

Conocer al cliente, a los empleados y al mercado

Para Villagómez, la intención del manual "es generar una cultura nacional de prevención contra el lavado de activos y el crimen organizado".

El manual sugiere, por ejemplo, que se realicen revisiones continuas para garantizar la solvencia e idoneidad moral de los empleados. La empresa, además, evaluará a quienes demuestren conductas inusuales y considerará como señal de alerta los cambios en las costumbres y nivel de vida de sus empleados.

Las empresas financieras deben también instaurar políticas internas que garanticen que los empleados tengan información actualizada en las directivas para evitar lavado de dinero, recomienda el manual.

También sugiere que las instituciones financieras deben conocer a su cliente, su procedencia, profesión, actividad, negocio y el beneficiario final de la transacción.

Jeannette Forigua, experta en seguridad financiera, considera que existe una necesidad de fortalecer los esquemas contra estas infracciones.

"Para avanzar a un sistema de globalización es preciso contar con procesos fuertes de prevención", dijo Forigua.

¿Le gusta este artículo?

3Rating_no

Añadir su comentario

Encuesta
¿Considera al crimen organizado una amenaza a la estabilidad de su país?
Ver resultados