¿Quiere que el español sea el idioma predeterminado para este sitio?
2012-05-14

Brasil: El poder de la información contra la esclavitud

Por Leilane Marinho para Infosurhoy.com – 14/05/2012

La ONG Repórter Brasil utiliza el programa Escravo, Nem Pensar! (¡Esclavo, ni pensar!) para erradicar la esclavitud.

TAMAÑO DEL TEXTO
El programa ¡Esclavo, Ni Pensar! aporta información a las comunidades más afectadas por la esclavitud, como ésta en la ciudad de Palmeirante, estado de Tocantins.  (Cortesía ONG Repórter Brasil)

El programa ¡Esclavo, Ni Pensar! aporta información a las comunidades más afectadas por la esclavitud, como ésta en la ciudad de Palmeirante, estado de Tocantins. (Cortesía ONG Repórter Brasil)

PALMAS, Brasil – En sus clases de historia, todos los niños brasileños aprenden que la esclavitud fue abolida el 13 de mayo de 1888, cuando la Princesa Isabel firmó la Ley Imperial 3353, conocida como la Ley de Oro.

Sin embargo, 124 años más tarde, unos 20.000 brasileños todavía trabajan en condiciones similares a la esclavitud, según datos del Ministerio de Trabajo de Brasil.

En 2011, el gobierno federal sacó de la esclavitud a 2.271 personas, la mayoría de ellas provenientes de los seis estados donde la situación es más grave: Tocantins, Bahia, Maranhão, Mato Grosso, Pará y Piauí.

Desde 2004, el gobierno cuenta con un aliado en 45 municipios en dichos estados, en la forma del programa Escravo, Nem Pensar! (¡Esclavo, Ni Pensar!) una iniciativa de la ONG Repórter Brasil que ha difundido información para combatir el problema.

"Nuestro enfoque está en la prevención. Identificamos las comunidades más vulnerables y entrenamos a profesores y líderes de la comunidad en esos lugares", dice la coordinadora del programa, Natália Suzuki, de 28 años. "Esas personas actúan como multiplicadores de la información, lo cual es esencial para el proceso de combate a la esclavitud".

Luego de entrenar a más de 2.000 profesores y "agentes especiales", todos voluntarios, el programa fue distinguido por el gobierno en 2008 como la primera iniciativa de prevención de la esclavitud a nivel nacional.

Multiplicadores

El programa se fundamenta en el compromiso de la comunidad con la difusión de información sobre la esclavitud y el tráfico de personas, afirma Suzuki.

Además de entrenar a educadores, la ONG produce materiales de enseñanza y ayuda a organizar competencias, festivales culturales y otras actividades a nivel comunitario que se vinculan con el problema.

A principios de este año, el programa publicó el folleto Tráfico de Pessoas, Mercado de Gente (Tráfico de personas: un mercado que se aprovecha de la gente), el cual trata sobre el problema del tráfico ilegal de personas, especialmente la explotación de jóvenes en el comercio sexual. Se distribuyeron un total de cinco mil copias en los municipios donde programa desarrolla actividades.

En la localidad de Santa Luiza, estado de Maranhão, Elbna Ferreira, maestra de 36 años, comenzó a trabajar como educadora del programa en 2006. Desde entonces, ha dado charlas en escuelas y comunidades. El folleto es útil, dice la docente, en vista de que brinda sugerencias para actividades que permiten a los maestros tratar el problema en la clase.

"Pero el municipio de Santa Luiza es muy pobre. Conozco a trabajadores que fueron rescatados y que no tuvieron otra elección más que volver a las granjas, donde otra vez se transformaron en esclavos", dice Ferreira.

Afirma que el programa se ha enfocado especialmente en las personas que reclutan mano de obra en zonas que están lejos del lugar de trabajo, haciendo falsas promesas con respecto a las tareas que realizarán.

Estos gatos, como se los conoce en Brasil, se encargan del transporte, alojamiento y comida de las personas que reclutan. Todos estos gastos luego son transferidos a los trabajadores. Si alguno de ellos intenta abandonar el lugar, se le informa que tiene una deuda y que no puede irse hasta que la haya saldado.

"Esa deuda nunca se salda. Así que los trabajadores terminan atrapados", dice Suzuki.

Gracias a los esfuerzos del programa, se ha logrado desmantelar a muchos de los grupos de reclutamiento, añade Suzuki.

"Antes, el reclutamiento se hacía de una manera muy pública", dice.

Un problema con profundas raíces

Una encuesta de 2011 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) muestra que más del 50% de las víctimas de esclavitud en el ámbito rural en Brasil son hombres menores de 30 años, la mayoría de ellos procedentes de la región del noreste del país.

Sin ninguna oportunidad laboral, la mayoría de estas personas aceptan trabajos en condiciones de esclavitud. Muchos de ellos ni siquiera están conscientes de que están siendo explotados, según la ONG Repórter Brasil.

"Hemos encontrado que en algunas ciudades el problema tiene profundas raíces, ya que las personas comúnmente aceptan condiciones laborales que degradan sus derechos humanos”, dice Suzuki.

El coordinador de Escravo, Nem Pensar! dice que explicando y enseñando a las personas a reconocer los problemas asociados con la esclavitud (mala alimentación y viviendas precarias, bajo nivel de salubridad, abuso, violencia y condiciones laborales degradantes, además de la pérdida de libertad), el programa ayuda a muchos a darse cuenta de que se han transformado en víctimas.

Maria do Rosário, maestra de 52 años, es voluntaria del programa.

Luego de dar una charla, en una ocasión se le aproximó un hombre con lágrimas en los ojos. Le dijo que había escapado de una granja donde se le obligaba a trabajar en las condiciones de las que ella había hablado.

"Me dijo que todo lo que yo había dicho era como la historia de su vida. Luego me mostró las cicatrices en su cuerpo, la piel lacerada debido al alambre de púas, las marcas de su escape", dice Rosário, quien envió al hombre a la Fiscalía General de Brasil.

Los pasos siguientes

Carolina Motoki, coordinadora regional de Esclavo, ni pensar en Araguaína, estado de Tocantins, dijo que el programa debe poner mayor énfasis en la prevención.

"Un simple curso vocacional no resuelve el problema", afirma Motoki. "Nosotros invertimos en la creación de cooperativas y otras formas de generación de ingresos".

Ejemplo de ello es la Cooperativa para la Dignidad de Maranhão (CODIGMA), en Açailândia. Creada por trabajadores anteriormente explotados, la cooperativa fabrica carbón vegetal que permite generar ingresos para las familias necesitadas.

"Esos son los tipos de iniciativas que queremos fomentar”, dice Motoki.

¿Le gusta este artículo?

0

Añadir su comentario

Encuesta
¿Considera al crimen organizado una amenaza a la estabilidad de su país?
Ver resultados