¿Quiere que el español sea el idioma predeterminado para este sitio?
2012-07-02

Cumbre busca estrategia mundial antidrogas

Por Pedro Hurtado Cánepa para Infosurhoy.com – 02/07/2012

Delegaciones de 70 países participaron en evento que se realizó en Perú.

TAMAÑO DEL TEXTO
Autoridades peruanas recientemente incineraron más de 8,8 toneladas de drogas decomisadas en operaciones policiacas entre abril y junio, según el Ministerio del Interior.  (Mariana Bazo/Reuters)

Autoridades peruanas recientemente incineraron más de 8,8 toneladas de drogas decomisadas en operaciones policiacas entre abril y junio, según el Ministerio del Interior. (Mariana Bazo/Reuters)

LIMA, Perú – Las delegaciones de 70 países que participaron en la Conferencia Internacional de Ministros de Relaciones Exteriores y Jefes de Organismos Nacionales Especializados contra el Problema Mundial de las Drogas llegaron a un consenso sobre cómo luchar contra los narcóticos: luchar unidos.

“El mensaje no es para los países productores o los países consumidores, sino para aquellas naciones que tienen el problema y quieren enfrentarlo de manera conjunta”, dijo la presidenta ejecutiva de la Comisión Nacional de Desarrollo y Vida sin Drogas (Devida), Carmen Masías.

Los delegados analizaron entre el 25 y 26 de junio los avances, logros y metas de temas como el desarrollo de cultivos alternativos y el lavado de activos, además de la prevención y rehabilitación de personas adictas a las drogas. También se discutió cómo reducir la demanda de estupefacientes y la disminución de la oferta.

Entre 153 millones y 300 millones de personas entre las edades de 15 y 64 años, lo que equivale entre el 3,4% y el 6,6% de la población mundial, consumieron alguna sustancia ilícita en al menos una oportunidad el 2010, según el Informe Mundial de Drogas 2012 de la Oficina de Naciones Unidas sobre Drogas y Crimen (UNODC).

“Todos los países [afectados por los drogas] debemos trabajar en base al intercambio de información, la cooperación técnica, la asistencia técnica, medidas de prevención y compartir experiencias exitosas”, dijo el presidente Ollanta Humala al inaugurar la cumbre.

Por ello, Humala buscó impulsar el concepto de responsabilidad compartida y conjunta en la lucha contra el narcotráfico.

“Esperamos que las conclusiones de este evento se conviertan en una hoja de ruta en la lucha contra el narcotráfico con nuevos enfoques para construir y diseñar políticas efectivas”, dijo Humala.

Perú es considerado el mayor productor mundial de hoja de coca, con un 45,4% del total mundial, en segundo lugar se ubicó Colombia (39,3%) y Bolivia (15,3%), según UNODC.

Durante 2010, Perú se cultivaron más de 65 mil hectáreas de hoja de coca en el país andino, comparados con las aproximadamente 60 mil hectáreas que se cultivaron en 2009, según UNODC.

El gobierno peruano destina anualmente unos US$230 millones a la lucha contra las drogas. Sin embargo, Humala admitió que tal presupuesto no es suficiente, por lo que resulta de vital importancia el trabajo coordinado entre los países afectados con este problema.

Adalid Contreras, secretario general de la Comunidad Andina (CAN), un organismo regional conformado por Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú, cuyo objetivo es generar un desarrollo integral, equilibrado y autónomo mediante la integración, coincidió con Humala.

“La lucha antidrogas requiere una política integral que involucre la prevención, interdicción, el desarrollo alternativo, y a su vez, el principio de la responsabilidad compartida”, dijo. “Es imprescindible consolidar un trabajo coordinado entre las unidades de inteligencia financiera de todos los países para luchar eficazmente contra el lavado de activos del narcotráfico”.

Según datos de la CAN, en el caso de la cocaína, el precio de un kilo en el mercado local puede llegar a los US$1.200. En cambio, en los países del hemisferio norte puede llegar a cifras que superan los US$30.000.

El subprocurador de la Procuraduría General de la República de México, Alejandro Ramos, consideró necesario la creación de un centro de información internacional sobre el narcotráfico, que permita a las autoridades compartir datos sensibles entre los países de la región para optimizar la lucha contra los narcóticos.

“Ya no se puede ver el narcotráfico como un problema aislado en determinado país, sino como un crimen que afecta a toda la región y demanda una respuesta articulada”, dijo Ramos. “El narcotráfico es como un colchón de agua, que si lo pisas de un lado se infla del otro lado, así que hay que pisarlo parejo para que pueda desinflarse”.

Mientras, la legalización del comercio de drogas, el que genera trata de personas, crímenes, la prostitución infantil, lavado de activos, tala de bosques, evasión de impuestos y pago de sobornos, no es una alternativa, según Masías.

Hace un par de semanas el gobierno de Uruguay propuso la legalización de la marihuana, así como el control estatal para la producción y distribución de la droga.

Tal iniciativa generó críticas de países como Colombia y Venezuela.

“La posición del gobierno peruano es firme y clara: no se deben legalizar las drogas”, dijo Masías.

¿Le gusta este artículo?

0

Añadir su comentario

Encuesta
¿Considera al crimen organizado una amenaza a la estabilidad de su país?
Ver resultados