¿Quiere que el español sea el idioma predeterminado para este sitio?
2012-08-08

Nicaragua: Basurero se convierte en destino turístico

Por Abigail Hernández López para Infosurhoy.com – 08/08/2012

Centro recicla y procesa basura, ayudando a la comunidad.

TAMAÑO DEL TEXTO
El jardinero Rafael Ruiz, quien trabaja en el basurero ecológico de El Rosario, Nicaragua, dice que “es un orgullo el que tanto nacionales como extranjeros visiten el basurero, porque esa es una forma de reconocimiento al esfuerzo que hacemos los trabajadores”. (Abigail Hernández para Infosurhoy.com)

El jardinero Rafael Ruiz, quien trabaja en el basurero ecológico de El Rosario, Nicaragua, dice que “es un orgullo el que tanto nacionales como extranjeros visiten el basurero, porque esa es una forma de reconocimiento al esfuerzo que hacemos los trabajadores”. (Abigail Hernández para Infosurhoy.com)

EL ROSARIO, Nicaragua – Ubicado a 51 kilómetros de la capital de Managua, El Rosario, un pequeño municipio del sur de Nicaragua de 6.500 habitantes, se ha convertido en un modelo a nivel nacional por su trabajo de tratamiento y reciclaje de basura.

La inexistencia de un basurero municipal hizo que en 1998 la Alcaldía de El Rosario, en coordinación con el Centro de Estudios y Promoción Social (CEPS), crearan un basurero ecológico.

La idea fue convertir la basura en una fuente de ingresos para la comunidad a través del tratamiento y reciclaje de residuos, a la vez de controlar la contaminación de las aguas por los desechos que eran lanzados a las quebradas cercanas.

Las autoridades posibilitaron la compra del terreno para el vertedero municipal, con una inversión de alrededor de US$ 45.000 y, a través de capacitaciones sobre lo importante que era la basura para el desarrollo económico de la localidad, se involucró efectivamente a la comunidad en el tratamiento de desechos, según el alcalde de la localidad, Evert López.

Así fue que, tras 14 años de trabajo, el jardín de El Rosario abrió al público en enero de 2012 para que la comunidad pudiera disfrutar de sus árboles frutales, madereros y plantas ornamentales, con el fin de que la comunidad comprendiera la utilidad de la basura como un producto ecológico.

El éxito del proyecto ha atraído no solo a rosarinos a visitar el lugar, sino también a visitantes de otras ciudades y países.

“Más que un basurero, parece una finca”, dice la turista nicaragüense Mayerling Mayorga, quien visitó el lugar a principios de junio luego de leer sobre él en la prensa. “No hay mal olor y eso hace difícil pensar que estamos entre la basura, han hecho un gran trabajo porque te das cuenta de la existencia de los desechos hasta que ves a los hombres trabajando con ellos”.

Previa reservación, el ingreso al lugar es gratuito y coordinado por el personal de la Alcaldía. Un guía lleva a los visitantes quienes antes de su ingreso reciben charlas sobre el tratamiento de la basura que ellos pueden hacer en sus hogares para crear sus propios jardines.

La planta ha recibido visitantes y delegaciones de Brasil, Canadá y El Salvador, los que buscan asesoría en este tema, dice López.

“[Tras] 14 años, recogemos los frutos de este esfuerzo comunitario”, dice López, alcalde de El Rosario, quien ha dado continuidad al trabajo realizado por administraciones anteriores para beneficio de la planta. “Para nosotros la basura no es una carga, es una fuente de ingresos, un tesoro. Los habitantes del Rosario apostamos por la basura para crecer económicamente, No tenemos playas, ríos, volcanes ni ningún atractivo natural particular que nos permitiera atraer al turismo y ahora lo tenemos, un basurero verde que nos hace diferentes”.

A inicios de este año y junto a siete municipios de Costa Rica, el Salvador y Honduras y otros países de Latinoamérica, el municipio de El Rosario fue reconocido como alternativa ecológica por la Fundación Internacional Demuca, que promueve el uso de recursos en Centroamérica y el Caribe.

En la actualidad, 13 familias de El Rosario trabajan en el proyecto, según el jardinero Rafael Ruiz, quien labora en el basurero.

“Este es un esfuerzo de todos los que trabajamos aquí. Es un orgullo el que tanto nacionales como extranjeros visiten el basurero, porque esa es una forma de reconocimiento al esfuerzo que hacemos los trabajadores”, relata. “Yo soy jardinero, comencé desde la fundación del proyecto y espero que más familias se beneficien con un empleo cuando la planta se amplíe”.

El proceso comienza con la recolección de los desechos por trabajadores de la alcaldía, quienes los recogen a caballo casa a casa, para evitar las emisiones de gases contaminantes.

Luego, carretones trasladan los desechos a la planta donde los trabajadores calificados proceden a separar la basura y clasificarla entre orgánica e inorgánica, explica Mauricio Gutiérrez, responsable de Servicios Municipales de la Alcaldía de El Rosario.

El vertedero recibe mensualmente 26.1 toneladas de basura y, tras separar los desechos, venden abono y otros productos.

“Nos estamos convirtiendo en productores de abono orgánico. [También] vendemos plantas ornamentales del vivero tratadas con nuestros productos y ahora el basurero es una planta de tratamiento que nos da la posibilidad de destacar en el país como destino turístico”, señala Gutiérrez.

Alrededor de 250 toneladas de basura al año son desechos sólidos y con ellos se producen dos tipos de abono orgánico, abono compost y humus, valorados entre $1.30 y $3.50 el quintal para el mercado nacional.

El proceso de tratamiento de desechos orgánicos actualmente produce 400 quintales de abono trimestralmente.

Cincuenta toneladas anuales son desechos inorgánicos, metal, plástico de alta y baja densidad, vidrio y aluminio son empacados y comercializados por la Alcaldía como chatarra para su reciclaje.

Actualmente, el basurero le permite a la comuna recuperar el 45% de los US$3,500 mensuales que invierte la Alcaldía en el vertedero.

“[Gracias a la calidad del abono] tenemos más de 29 especies de plantas ornamentales y 11 especies de árboles entre frutales y madereros que, además de ornamentar el lugar, son utilizados para la comercialización y para la reforestación del municipio”, dice Ruiz.

El basurero ecológico de El Rosario ha instado a otras ciudades nicaragüenses, como Tipitapa, Nagarote y Masaya, a abrir sus propios centros.

“Queremos ser un ejemplo, encontramos una alternativa de desarrollo y estamos capacitando a otras alcaldías para que repliquen esta experiencia que ha sido provechosa y lo estamos demostrando”, concluye López.

¿Le gusta este artículo?

1Rating_no

Añadir su comentario

3 Comentarios

  1. yusveyling 09/02/2012

    m gusta por que lo que era desecho para las personas hoy se a convertido en algo bello y hermoso como lo es mi bella nicaragua

  2. Gene 08/09/2012

    Excelente idea para Las Penitas/Poneloya.

  3. celso 08/09/2012

    Excelente esfuerzo..sería bueno saber algo más sobre los detalles de la iniciativa...

Encuesta
¿Considera al crimen organizado una amenaza a la estabilidad de su país?
Ver resultados