¿Quiere que el español sea el idioma predeterminado para este sitio?
2012-08-10

Brasil: Niños en centros de acogida cuentan su historia

Por Thiago Borges para Infosurhoy.com – 10/08/2012

Más de cinco mil menores brasileños han creado su autobiografía a través del programa "Creando mi propia historia", el cual apunta a mejorar su autoestima.

TAMAÑO DEL TEXTO
El programa "Creando mi propia historia" alienta a los niños en centros de acogida a contar sus vidas, mediante fotografías, collages y dibujos. (Cortesía Instituto Fazendo História)

El programa "Creando mi propia historia" alienta a los niños en centros de acogida a contar sus vidas, mediante fotografías, collages y dibujos. (Cortesía Instituto Fazendo História)

SÃO PAULO, Brasil – Joana es hincha del equipo de fútbol Palmeiras, le gusta la serie “Crepúsculo” y la música estadounidense.

Pero, por encima de todo, esta chica de 15 años, cuyo verdadero nombre no se utiliza para proteger su identidad, sueña con volver a vivir con su madre algún día.

Por más de un año, Joana ha vivido con otros 20 niños y adolescentes en el centro de acogida Casa Semeia, en el centro de Sao Paulo.

Según el Registro Nacional de Adolescentes en Centros de Acogida (CNCA) en Brasil hay 37.240 menores como Joana, en 2.008 diferentes centros de acogida.

En la actualidad, 8.485 menores viven en centros de acogida de Sao Paulo, el estado con mayor tasa de menores en esta situación de Brasil.

Entre las principales razones que obligan a estos jóvenes a vivir en centros de acogida se encuentran la falta de recursos de la familia (24,1%), el abandono por parte de los padres o encargados (18,8%), la violencia doméstica (11,6%) y la drogadicción de los progenitores (11,3%), según el Instituto de Investigación Económica Aplicada (IPEA).

En 1990, Brasil aprobó el Estatuto del Niño y del Adolescente (ECA) para la protección total de los menores. Según dicho estatuto, cada centro de acogida deberá albergar un máximo de 20 niños y adolescentes, ayudar a mantener los lazos familiares, prestar atención individual y ayudar al desarrollo.

El período de residencia de los menores en los centros de acogida no debe exceder los dos años, tiempo durante el cual el juzgado de familia trabajará con los familiares para preparar el regreso del menor a su hogar.

Sin embargo, en la práctica muchos centros de acogida en Brasil albergan a más de 20 menores y éstos siempre sobrepasan el periodo de estadía, ya que el número de menores supera las capacidades del sistema.

Los desafíos que enfrentan los menores en centros de acogida despertaron el interés de la psicóloga Claudia Vidigal.

En 2002, en un intento por ayudar a estos menores, Vidigal inició el programa "Creando mi propia historia", el cual tres años después se transformó en la ONG Instituto Fazendo História.

“Estos menores tienen el derecho de comprender y contar la historia de su propia vida, sin importar cuán difícil sea”, afirma la psicóloga Isabel Penteado, coordinadora del programa.

Usando una metodología desarrollada por Vidigal, se alienta a cada niño a contar su vida en un libro.

Desde 2002, más de cinco mil niños y adolescentes han participado en el programa. En 2011, "Creando mi propia historia" incluyó a 1.158 niños y adolescentes en asociación con 127 centros de acogida de todo Brasil. En total, 831 empleados y 416 voluntarios recibieron capacitación.

Una biblioteca para cada centro de acogida

Cada centro de acogida tiene una biblioteca con 150 libros donados por el Instituto Fazendo História. Los adultos emplean las historias de los libros para ganar la confianza de los menores en los centros y alentarlos a que cuenten la suya.

“Con el paso del tiempo, los niños empiezan a hablar sobre su vida de forma natural”, afirma Penteado.

Después de muchas lecturas y discusiones se debe pasar a lo más importante: proponer al menor el proyecto de escribir un libro, el cual también incluye collages, dibujos y fotografías.

Para comenzar, los menores hablan sobre aspectos actuales de sus vidas, su deporte favorito, su escuela y cuánto tiempo han pasado en el centro de acogida. Los adultos también alientan a los menores a hablar de su pasado.

El programa tiene tres objetivos: despertar el interés del menor en la lectura, alentar al menor a que cuente su historia y ayudar al adulto a aprender cómo tratar asuntos emocionales con los menores.

Los voluntarios que participan en el programa, por ejemplo, aprenden que no deben dar regalos a los menores, como ropa o dinero. En lugar de ello, deben concentrarse en crear lazos afectivos.

Juliana Picolo, de 24 años, ha participado como voluntaria desde marzo de 2012 y comenzó a trabajar en Casa Semeia luego de tres sesiones de capacitación.

“Al principio, desesperaba por escucharlos hablar sobre su vida de buenas a primeras”, dice Picolo, quien se encuentra con dos menores en el centro de acogida una vez por semana. “Ahora, espero pacientemente por los resultados. Mi esperanza es que los menores empiecen a confiar en las personas con las que tienen contacto y se puedan identificar con ellas a través de cosas que puedan tener en común”.

Otros programas

Además del programa Creando mi propia historia, la ONG ha presentado otros tres programas:

Para mantener y agrandar sus programas, la ONG obtiene fondos de aportes individuales o de compañías privadas, ya sea de forma directa o por medio de incentivos tributarios.

El reclutamiento de voluntarios para dichos programas es otro desafío.

“El voluntariado no forma parte de la cultura brasileña”, afirma Penteado.

Pero, el desafío más grande es evaluar los verdaderos cambios que el programa ha producido en la vida de los participantes.

Por medio de información obtenida en entrevistas individuales, Penteado ha comprobado que los profesores han llegado a comprender que cada historia de vida tiene su propio valor y que los niños tienen el derecho de saberlo.

“Hemos comprobado que, después de participar en el programa Creando mi propia historia, la capacidad de los niños para leer y escribir mejora, desarrollan una pasión por los libros, comprenden por qué están en un centro de acogida y hacen planes para su futuro”, afirma Penteado. “Su autoestima mejora increíblemente”.

¿Le gusta este artículo?

1

Añadir su comentario

1 Comentario

  1. maria olga da silva caamano 06/03/2013

    Mira, me encanta contar mi historia entonces te hice un libro que se llama “Essa é a nossa história” (Ésta es nuestra historia). Me encantó hacerlo, y hasta una tía del albergue donde vivo habló un poco de mí cuando llegué al albergue en este libro. Contiene mi historia, por eso adoro ver a los niños haciendo su historia beso para todos de la institución que ayudó con hacer mi historia besos de corazón. Firma: Maria Olga da Silva Caamano

Encuesta
¿Considera al crimen organizado una amenaza a la estabilidad de su país?
Ver resultados