¿Quiere que el español sea el idioma predeterminado para este sitio?
2012-12-26

Calentamiento global afecta a las economías de América Latina y el Caribe

Por Laura Herrera para Infosurhoy.com – 26/12/2012

Las pérdidas podrían alcanzar los US$100 mil millones por año, según el BID

TAMAÑO DEL TEXTO
“Si no se hace nada, la producción de semillas oleaginosas y de cereales en Brasil se verá seriamente afectada por el aumento de las temperaturas”, explica Walter Vergara, jefe de la División de Cambio Climático y Sustentabilidad del BID. (Yasuyoshi Chiba/AFP)

“Si no se hace nada, la producción de semillas oleaginosas y de cereales en Brasil se verá seriamente afectada por el aumento de las temperaturas”, explica Walter Vergara, jefe de la División de Cambio Climático y Sustentabilidad del BID. (Yasuyoshi Chiba/AFP)

BOGOTÁ, Colombia – Los glaciales se derriten en Los Andes.

Los corales se blanquean en el Mar Caribe.

Lluvias extremas afectan a Colombia y a la cuenca de los ríos Grijalva y Usumacinta, que comparten Guatemala y México.

Todo ello constituye la evidencia del impacto que el cambio climático está teniendo en América Latina y el Caribe.

Un grupo de investigadores del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en asociación con el World Wildlife Fund (WWF) y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), buscó cuantificar el impacto económico causado en la región debido al cambio clímático.

El informe final, titulado “El Desafío Climático y de Desarrollo en América Latina y el Caribe: Opciones para un Desarrollo Resistente al Clima y Bajo en Carbono”, muestra que un aumento de 2°C en la temperatura en relación con los niveles previos a la revolución industrial puede tener un impacto económico anual cercano a los US$100 mil millones para el 2050.

El estudio muestra que las mayores pérdidas se originarán por la caída de la exportación de productos agrícolas, el aumento del nivel del mar, la reducción de la producción hidroenergética en Brasil, el blanqueamiento de los corales y la pérdida de biomasa en la selva amazónica.

Esta cifra de miles de millones no incluye la pérdida de la biodiversidad de esta región, que cubre seis de los países más ricos del mundo en términos de la diversidad de su flora y su fauna: Brasil, Perú, Colombia, Ecuador, Venezuela y México.

Glaciares que se derriten

Simultáneamente, el derretimiento de los glaciares en los Andes podría afectar el suministro de agua para ciudades y actividades agrícolas, entre otros impactos.

En Chile, el 70% del agua suministrada a la población viene de los glaciares, según un estudio publicado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

“Los glaciares tropicales de los Andes se están derritiendo a una velocidad que puede afectar a los glaciares localizados a menos de cinco mil metros sobre el nivel del mar en los próximos 20 años”, afirma Walter Vergara, jefe de la División de Cambio Climático y Sustentabilidad del BID y líder del estudio. “Solamente en las dos últimas décadas, aproximadamente un 25% de los glaciares han desparecido”.

El aumento resultante del nivel del mar podría amenazar a los manglares, poniendo en riesgo el hábitat de una variedad de especies en países como Ecuador, Brasil y Colombia.

Además, el fenómeno ocasionaría daños a carreteras, puertos y viviendas, según el BID.

El Programa de las Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos (ONU-HABITAT) calcula que América Latina y el Caribe concentran el 27% de las 3.351 ciudades localizadas a menos de 10 metros (32,8 pies) sobre el nivel del mar.

Solamente en la región del Caribe, el aumento de un metro en el nivel del mar costaría US$ 68.200 millones para el 2080, equivalente al 8,3% del Producto Interno Bruto (PIB) del período, debido a los costos de reconstrucción de la infraestructura, reubicación y pérdida de territorio, según el informe titulado “Turn Down the Heat (Reduzca el Calor)”, publicado por el Banco Mundial en noviembre.

Se estima que el cambio climático provoque alteraciones en las características del suelo y en los niveles de precipitación pluviométrica, afectando el cultivo del trigo y de semillas oleaginosas como la soya, expresa Vergara.

Se estima que las pérdidas anuales en exportaciones de la región alcancen entre los US$32 mil millones y los US$54 mil mil millones hasta el 2050, según el BID.

Vergara afirmó que el impacto en la región amazónica es la consecuencia más importante de los cambios climáticos en América del Sur.

Conocida en la comunidad científica internacional como la “Amazon dieback” (Muerte de la Amazonia), la pérdida de la biomasa de la Amazonia como resultado del cambio climático podría originar una reducción del agua para la agricultura.

“Si sucede la Amazon dieback, y hay evidencia de que ya está sucediendo, sufriría un impacto la cantidad de agua que la selva inyecta a la atmósfera, lo cual podría afectar la agricultura en el sur de Brasil, el norte de Argentina y Uruguay”, afirma Vergara. “El impacto en la cuenca amazónica tendrá consecuencias locales, regionales y globales”.

Vulnerabilidad de la región

El cambio climático provocará un impacto significativo en la región porque sus consecuencias se agregan a otros efectos derivados de las actividades humanas.

“La deforestación, la contaminación y la expansión urbana también representan una gran amenaza para la calidad de vida en América Latina”, afirma Rodney Martínez, director del Centro Internacional para Investigación del Fenómeno de El Niño (CIIFEN), que se encuentra ubicado en Ecuador.

La vulnerabilidad a estos impactos no depende exclusivamente de factores geográficos.

“Los grandes desafíos que hacen que la región sea tan vulnerable están relacionados con la gobernanza y factores sociales y económicos, tales como los niveles de pobreza y la dependencia que tiene la región de sus recursos naturales”, agrega Martínez.

El Banco Mundial reporta que 149 milllones de personas en América Latina y el Caribe viven con menos de US$4 diarios.

“La pobreza y la desigualdad, males persistentes en la región a pesar del crecimento económico, pueden agravarse con los impactos del cambio climática”, sostiene Mayté González, consultora del Portal Regional para Transferencia de la Tecnología y la Acción Frente al Cambio Climático en América Latina y el Caribe proyecto (REGATTA), con sede en Panamá.

Respuestas regionales

REGATTA, patrocinado por el PNUMA con el apoyo financiero de los gobiernos de España, Noruega y Suecia, ha identificado a 250 instituciones que realizan algún trabajo relacionado con el tema del cambio climático en la región.

En noviembre se realizó en Bogotá el congreso “Ciudades y Cambio Climático”, el cual reunió a delegaciones de países de la región para discutir posibilidades de una economía baja en carbono, con enfoque en los centros urbanos.

En este evento, 16 ciudades se sumaron a las 285 que ya han suscrito el Pacto Climático Global de Ciudades.

Los signatarios se han comprometido en alcanzar metas tales como la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero.

“En este momento, el enfoque debe estar en las contribuciones científicas y en el financiamiento y el establecimiento de redes para que se puedan llevar a cabo respuestas locales para el beneficio de las comunidades”, dice Martínez.

América Latina y el Caribe también contarán con ayuda externa. Por ejemplo, el 4 de diciembre, el gobierno británico anunció un paquete de ayuda por £15 millones (US$24,3 millones) hasta el 2015 para promover la agricultura sustentable en Colombia.

“Muchos países de la región que no emiten altos niveles de gases de invernadero y son vulnerables a su impacto deben recibir financiamiento y cooperación multilateral y bilateral”, expresa González.

¿Le gusta este artículo?

1

Añadir su comentario

Encuesta
¿Considera al crimen organizado una amenaza a la estabilidad de su país?
Ver resultados