¿Quiere que el español sea el idioma predeterminado para este sitio?
2010-06-04

Mundial 2010: José Torres, mediocentro de EE.UU., cree haber decidido lo correcto

Por Dave Carey para Infosurhoy.com — 04/06/2010

El jugador, quien tiene doble nacionalidad, eligió jugar con Estados Unidos en vez de México

TAMAÑO DEL TEXTO
El estadounidense de nacimiento José Torres juega como profesional en México, pero en el Mundial lucirá la camiseta de su país natal. (Hunter Martin/Getty Images)

El estadounidense de nacimiento José Torres juega como profesional en México, pero en el Mundial lucirá la camiseta de su país natal. (Hunter Martin/Getty Images)

WASHINGTON, D.C., EE.UU. – 24 de septiembre de 2008. Es un día que José Francisco Torres nunca olvidará.

Torres estaba sentado en casa viendo cómo México sufría una derrota por 1-0 ante Chile en Los Ángeles, un partido que, según creía, él debió jugar y no verlo por televisión. Así que cuando el árbitro dio el pitido final, también confirmó la decisión más difícil de su carrera futbolística.

Desde ese día, la meta de Torres sería jugar el Mundial con la camiseta de barras y estrellas de Estados Unidos, y no con la roja, blanca y verde de México.

"No me convocaron [desde México] y esperaba que lo hicieran", dijo el mediocampista de 22 años a CNNSI.com. "Por suerte, el técnico de EE.UU. Bob Bradley me había estado siguiendo desde que estoy aquí [con el Pachuca]. Cuando tuvo la ocasión me convocó y pude jugar dos partidos con EE.UU. Estoy feliz. Creo que hice un buen trabajo y ahora debo seguir trabajando".

Torres, que nació en Longview, Texas, de madre estadounidense y padre mexicano, tiene doble nacionalidad, lo que le conviertía en seleccionable para cualquier país.

Pero una vez que eligió, no hubo vuelta atrás. Según la FIFA, organismo regulador de este deporte, un jugador que debuta con la selección absoluta de su país en un partido internacional de carácter oficial, no podrá jugar nunca en otra selección absoluta.

Por eso la decisión fue tan difícil para Torres. Claro, él nació en Estados Unidos, pero fue México quien le brindó la primera oportunidad de cumplir su sueño de jugar al fútbol como profesional.

A Torres lo descubrieron los ojeadores del Pachuca, de la Primera División mexicana, cuando tenía 15 años, y lo incorporaron a las categorías inferiores, que le sirvieron de trampolín para conseguir un contrato como profesional.

Pero también pudo haberse quedado en Estados Unidos y usar cualidades para intentar obtener una beca de estudios que le hubiera dado una educación, dentro y fuera del campo.

Torres decidió dejar a su familia y asistir a la prestigiosa academia de los Tuzos en México.

Al principio pareció que había tomado la decisión correcta. Brilló con los juveniles del Pachuca entre 2003 y 2006. Dos años más tarde su sueño se hizo realidad, cuando jugó como mediocentro titular en el primer equipo de Pachuca. Ha sido el catalizador del ataque, con certeros pases para mandar el balón a los delanteros.

Ha marcado tres goles en 81 partidos y protagonizado una de las jugadas más importantes en la historia del equipo. Su lanzamiento de penalty fue decisivo para lograr el título Interliga en 2009, que aseguró una plaza en la Copa Libertadores.

Torres, jugador zurdo, dijo que su rápido ascenso al estrellato le puso en el camino directo para poder ser convocado por la selección nacional, donde disputaría los torneos más importanes.

Pero Estados Unidos también lo quería, tanto que le ofrecieron ir con su selección sub-23 a los Juegos Olímpicos de 2008.

¿Su respuesta? Gracias, pero no, gracias.

La negativa de Torres a EE.UU. evidenciaba su compromiso con México, aunque el sentimiento no era mutuo. El entonces técnico de México, Sven-Göran Eriksson, no lo llevó con El Tri –apodo de la selección mexicana- en el partido contra Chile unos meses más tarde.

"Envió un mensaje que me sorprendió un poco", señaló Torres a The New York Times. "Había estado trabajando duro, y creía que estaba en sus planes. Me alegro de que EE.UU. siguiese pensando en mí y viendo mi progresión".

Y entonces el teléfono de Torres sonó.

Era Bradley, con una oferta que Torres no podía rechazar.

Bradley tenía un sitio para Torres en su lista para dos partidos clasificatorios del Mundial, dándole básicamente la oportunidad de demostrar si era lo bastante bueno como para ser tenido en cuenta de cara a la cita mundialista con EE.UU.

Torres debutó en el minuto 68 contra Cuba, el 11 de octubre de 2008. Cuatro días después, jugó por primera vez como titular frente a Trinidad y Tobago.

El mes pasado entró en la lista de 23 jugadores que competirán con EE.UU. en Sudáfrica con el objetivo de lograr el primer Mundial para el país.

"Creo que progresa y alcanza un buen ritmo", dijo a la prensa el mediocentro Landon Donovan tras la victoria por 2-1 frente a Turquía el 29 de mayo. "Puede hacer conexiones con rapidez y darme al mismo tiempo más movilidad, ser algo más dinámico y encontrar más huecos arriba".

Estados Unidos, con apuestas 50-a-1 si lo gana todo y en el puesto 14 del ranking FIFA, abre el Grupo C el 12 de junio contra Inglaterra, número ocho, antes de jugar el día 18 a Eslovenia, número 25, y el 23 de unio a Algeria, en el puesto 30.

Pero Torres no es el único estadounidense con doble nacionalidad al que le resultó difícil elegir qué país representar. El mediocentro Benny Feilhaber nació en Río de Janeiro, Brasil, y el defensa Edgar Castillo, oriundo de Las Cruces, N.M., estuvo en El Tri antes de que la opción de jugar en la selección de EE.UU. le hiciera descartar al combinado mexicano.

"Me masacraron aquí en la prensa mexicana", dijo Castillo a ESPN.com. "Fue un poco exagerado; estaban muy enfadados. Cuando tienes doble nacionalidad, tienes dos. Amas a los dos países, pero tienes que ver en qué equipo de fútbol encajas".

¿Le gusta este artículo?

0

Añadir su comentario

Encuesta
¿Considera al crimen organizado una amenaza a la estabilidad de su país?
Ver resultados